Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo veta la discriminación positiva en las universidades públicas de Michigan

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha validado este martes una iniciativa aprobada en Michigan en 2006 según la cual las universidades del estado que reciban fondos públicos no pueden utilizar criterios de discriminación positiva para favorecer a determinadas minorías.
La medida, que salió adelante con el apoyo del 58 por ciento de los votantes de Michigan, impide "un trato preferencial a cualquier individuo o grupo por razón de su raza, sexo, color, etnia u origen". La Universidad de Michigan y grupos de derechos civiles impugnaron el texto e inicialmente un tribunal de apelaciones les dio la razón.
Sin embargo, el Supremo --por seis votos a dos-- ha vuelto a autorizar este veto, no tanto por su contenido sino por quién debería pronunciarse al respecto, según informa 'The New York Times'.
Así, tres de los jueces de la mayoría han considerado que el tribunal de apelaciones que derogó la ley no tiene competencias sobre esta cuestión, mientras que otros dos han explicado que no ha quedado probado que la norma de Michigan implique una discriminación.
El sexto voto de la mayoría ha determinado que la prohibición respeta la Constitución en la medida en que ha sido aprobada por los votantes y no por los rectores universitarios.
En la parte disidente, la juez Sonia Sotomayor ha presentado un alegato sobre los obstáculos a los que se enfrentarán determinadas minorías con la ley de Michigan. "La Constitución no protege a las minorías raciales de la derrota política", ha lamentado, en un encendido discurso en el que ha defendido que estos colectivos confían en la Justicia para proteger sus derechos.