Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TPI advierte a Kenia contra la filtración a los medios de datos sobre el caso abierto contra Kenyatta

El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha formulado este martes una advertencia al Gobierno de Kenia contra la filtración a los medios de comunicación de información respecto al caso abierto contra el mandatario, Uhuru Kenyatta, por crímenes contra la Humanidad.
En su documento, la Sala Quinta del TPI se ha referido específicamente a los detalles sobre una petición confidencial formulada por los jueces del tribunal para congelar o incautar los bienes del presidente keniano, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Pese a que la petición fue enviada sellada, las autoridades kenianas publicaron documentos públicos durante el año 2013 refiriéndose abiertamente a la misma, algo por lo que los abogados de Kenyatta se disculparon posteriormente.
Por ello, el TPI ha emitido una "advertencia formal" al Gobierno keniano, destacando la "desatención a la hora de tomar las medidas apropiadas para garantizar la confidencialidad de los procedimientos".
Kenyatta compareció ante el tribunal el 8 de octubre, convirtiéndose en el primer jefe de Estado en hacerlo estando en el cargo. El mandatario rechazó los cinco cargos --homicidio, violaciones y deportaciones forzosas, entre otros-- que se le imputan.
La Fiscalía del TPI ha acusado al Gobierno de no haber entregado los registros telefónicos y bancarios requeridos como pruebas de que el presidente keniano habría pagado a gente para que participaran en las revueltas violentas posteriores a las elecciones en 2007.
Los abogados del presidente han dicho que las acusaciones y peticiones de pruebas son solo una tapadera para ocultar la falta de evidencias y que, al culpar directamente al Gobierno, se esta dañando el derecho de Kenyatta a un juicio justo.
Tanto Kenyatta como su vicepresidente, William Ruto, no están arrestados y han obedecido todas las citaciones que han recibido en relación con los cargos a los que se enfrentan hasta el momento.
Ruto también niega los cargos en su contra. Ambos han prometido su plena cooperación con el tribunal mientras, a la vez, han hecho todo lo posible por las vías diplomáticas para que se desestimasen sus casos.
RIVALES
Kenyatta, miembro de la etnia kikuyu --la mayor de Kenia--, y Ruto, un kalenjin, estaban en bandos rivales en la carrera electoral de 2007. Se les acusó de incitar a los grupos que masacraron a opositores usando machetes, arcos y flechas.
Aunque no hay una lista de testigos publicada, los jueces responsables dijeron que los fiscales pretenden llamar a 30 testigos, de los cuales, dos son testigos expertos.
Se espera que los jueces se pronuncien sobre el futuro del caso después de la audiencia celebrada el miércoles. El colapso del juicio sería un duro golpe a un tribunal que ha dictado sólo dos veredictos de culpabilidad y una absolución desde su nacimiento en 2003.
El tribunal se ha enfrentado a muchos problemas a la hora de hacer su trabajo. Dos ejemplos a destacar son los casos del presidente de Sudán, Omar al Bashir, y del hijo del exdictador libio, Saif al Islam Gadafi, que siguen en libertad --si bien Saif al Islam permanece detenido por una milicia-- porque los gobiernos de sus países se niegan a entregarlos.