Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TPI rechaza una prueba clave para enjuiciar al vicepresidente keniano

El Tribunal Penal Internacional (TPI) ha rechazado este viernes una prueba clave para enjuiciar al vicepresidente keniano, William Ruto, por los crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos en la ola de violencia desatada tras las elecciones generales de 2007.
La Cámara de Apelaciones del TPI ha decidido por unanimidad tumbar la decisión adoptada el pasado 19 de agosto por la Cámara de Juicio, que admitió un testimonio grabado sin que la defensa estuviera presente, en base al artículo 68 de las Reglas de Procedimiento y Prueba (RPE).
La Cámara de Apelaciones ha concluido que el testimonio no puede admitirse como prueba porque sería aplicar retroactivamente, en perjuicio del acusado, el artículo 68 del RPE, algo prohibido por el artículo 51.4 del Estatuto de Roma --tratado constitutivo del TPI--.
"El artículo 68 del RPE fue enmendado por la Asamblea de Estados Parte el 27 de noviembre de 2013 (...) y el juicio comenzó el 10 de septiembre de 2013", de modo que su aplicación en su texto actual podría causar "desventaja o daño" a los acusados.
La no admisión de esta grabación supone un varapalo para la acusación, ya que esta declaración es una de las pocas que han sobrevivido después de que varios testigos se retractaran, tras ser sobornados o coaccionados.
Ruto y el periodista Joshua Arap Sang están acusados de crímenes contra la humanidad --homicidio, deportación o traslado forzoso y persecución-- supuestamente cometidos en el contexto de la violencia postelectoral, que se saldó con 1.200 muertos.