Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tajani se pondrá en contacto con Panamá en las "próximas horas" para tratar de mediar en el conflicto del Canal

Exige a las empresas europeas que renuncien a su amenaza de abandonar las obras
El vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria, Antonio Tajani, tiene previsto ponerse en contacto "en las próximas horas" con las autoridades panameñas para tratar de mediar en el conflicto por las obras de ampliación del Canal de Panamá a petición del consorcio europeo adjudicatario, liderado por la española Sacyr.
Tajani ha aceptado este papel de mediador con la condición de que las compañías europeas (además de Sacyr, la italiana Salini Impregilo y la belga Jan de Nul)
renuncien a su amenaza de abandonar las obras, según ha asegurado el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly. El consorcio europeo reclama 1.600 millones de dólares extra por sobrecoste y el Canal de Panamá se niega a asumirlo.
"El primer resultado concreto de esta mediación es que las tres empresas europeas han aceptado levantar el ultimátum que habían anunciado. Hoy querían abandonar los trabajos en Panamá para dejar clara su postura y gracias a la mediación aceptada por el señor Tajani continuarán trabajando en Panamá hasta que encontremos una posible solución entre ellas y las autoridades panameñas", ha asegurado el portavoz.
El vicepresidente ya se ha puesto en contacto con las autoridades de los tres países implicados (España, Italia y Bélgica) y en las próximas horas quiere implicar también al Banco Europeo de Inversiones (BEI). Además, Tajani "realizará las llamadas de teléfono necesarias a las autoridades de Panamá, contactando con su embajada aquí en Bruselas, en las próximas horas".
Su objetivo, ha subrayado Bailly, es "encontrar una solución razonable para todas las partes en esta compleja cuestión". Tajani ha ejercido ya estas labores de mediación en conflictos similares entre constructoras europeas y las autoridades locales en Egipto y Túnez.
El vicepresidente se da un plazo de tres semanas para su tarea de mediación, según han explicado fuentes comunitarias. Para Tajani, las responsabilidades del conflicto están repartidas entre el consorcio europeo, que realizó una oferta excesivamente baja para lograr la adjudicación de las obras del Canal, y las autoridades panameñas, que no ofrecieron a las empresas toda la información geológica necesaria.
Por ello considera que se puede encontrar una solución en un término medio. En cuanto a la negativa inicial del Canal a aceptar su mediación, Bruselas la atribuye a que en estos momentos está negociando bilateralmente con las tres compañías y se resiste a aceptar un frente europeo común.