Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Numerosos protestantes atacan la embajada saudí en Teherán tras la muerte de Al Nimr

Gritos de rabia y cócteles molotov contra la embajada saudí en Teherán. Esa es la reacción de una multitud enfurecida tras la ejecución del clérigo chií Al Nimr y de otros 46 reos en Arabia Saudí. Con el edificio en llamas, los manifestantes logran acceder al interior, donde destrozan todo lo que encuentran a su paso. La policía detuvo a 40 personas. Como respuesta, Riad, capital del país, ha llamado a consultas a su embajador en Teherán. Mientras tanto, el líder supremo de irán asegura que "Arabia Saudí sufrirá una venganza divina". La ejecución del famoso clérigo, muy crítico con la familia real saudí, es un duro golpe para la minoría chií en el reino y agrava las tensiones con la mayoría suní. Las ejecuciones han provocado las protestas ciudadanas en Irak, Líbano, Bahréin, Pakistán y Reino Unido, y la condena de gobiernos como el de Estados Unidos, que ha instado a Riad a respetar los derechos humanos.