Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michel Temer toma posesión como presidente interino de Brasil

El hasta ahora vicepresidente brasileño, Michel Temer, ha tomado posesión del cargo como presidente interino, tras recibir la notificación oficial del Congreso de que Dilma Rousseff ha sido cesada temporalmente a la espera de que se celebre un juicio político en su contra por irregularidades contables.

El senador Vicentinho Alves, del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mismo partido de Temer, ha notificado a las 11.27 (hora local) al todavía vicepresidente la suspensión de Rousseff, según ha informado la agencia de noticias pública.
La notificación convierte a Temer automáticamente en presidente interino pero, según detalla el texto, solo durante los 180 días que como máximo podrá durar la investigación y durante el tiempo que dure la celebración del juicio político en el Congreso.
"La misión se ha cumplido", ha dicho Alves, que ha confesado que el nuevo jefe de Estado, que ha recibido la notificación en el Palacio de Jaburu rodeado de sus nuevos ministros, se ha mostrado "esperanzado" y con "entusiasmo".
Aunque aún no ha hecho declaraciones, porque "siempre ha sido tímido" --según ha recordado Alves--, Temer ya ha dado a conocer la composición de su Gobierno, en la que ha estado trabajando en las últimas semanas.
El número de ministerios pasará de 32 a 21 y habrá renovación en todas las carteras. El de Temer será un Gabinete cien por ciento masculino porque no ha contado con ninguna una mujer para las responsabilidades de Gobierno. Es la primera vez que ocurre desde Ernesto Geisel (1974-1979).
Dilma, suspendida
Interrogado sobre Rousseff, a quien ha tenido que entregar la misma notificación, ha contado que la recibió "de forma muy respetuosa, atenta y natural". "No hubo comentarios porque mi misión es un acto judicial, como si fuese un funcionario de Justicia", ha explicado.
A pesar de su cese temporal Rousseff mantendrá algunas prerrogativas presidenciales, como la residencia oficial -el Palacio de Alvorada-, la seguridad, la asistencia sanitaria, el transporte aéreo y terrestre y un gabinete personal.