Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hospital de Texas: "Tratamos al fallecido por ébola como a cualquier otro paciente"

Thomas Eric DuncanGtres

El hospital de Dallas que trató al paciente de ébola Thomas Eric Duncan, que falleció esta semana, ha tratado de defenderse de las acusaciones que apuntan a que inicialmente lo rechazó porque era un inmigrante africano pobre que no tenía seguro médico.

"Nuestro equipo ha proporcionado a Duncan el mismo nivel de atención y cuidado que se le daría a cualquier otro paciente, independientemente de la nacionalidad o la capacidad de pagar por la atención", ha afirmado el Hospital Presbiteriano de Salud de Texas en un comunicado.
Duncan buscó ayuda en el hospital el pasado 25 de septiembre, pero fue enviado a casa varias horas después con antibióticos en lugar de ser observado en profundidad, a pesar de que le dijo a una enfermera que había regresado recientemente de África Occidental, donde el brote de ébola ha matado a casi 4.000 personas.
Unos dos días después de eso, regresó al mismo hospital en ambulancia y fue ubicado finalmente en una unidad de aislamiento. Duncan murió después de recibir el medicamento Brincidofovir, desarrollado por Chimerix Inc y probado en más de mil pacientes sin aparente riesgo.
Sin embargo, su estado de salud había ido empeorando y permanecía con ventilación asistida hasta que finalmente su corazón se detuvo. Duncan contrajo el virus en Liberia, al estar en contacto con una persona enferma.
Las críticas al hospital
Jesse Jackson, activista por los derechos civiles y pastor bautista de Estados Unidos, dijo durante una visita a Dallas que Duncan fue dado de alta en un primer momento "porque era pobre, negro y sin seguro". La prometida de Duncan, por su parte, ha reclamado una investigación completa sobre su cuidado.
El hospital asegura que tras su ingreso un equipo de más de cincuenta personas se ocuparon de él y una unidad completa de cuidados intensivos --con capacidad para 24 personas-- fue aislada y dedicada en exclusiva a la atención de Duncan. Ahora ese área permanece cerrado y está siendo descontaminado.
"Las enfermeras, los médicos y el equipo que se preocupaban por él, así como toda la comunidad del hospital, lamentan la pérdida del señor Duncan", ha añadido el hospital a través de un comunicado.