Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Texas recurre el dictamen que respaldó a los padres de los menores rescatados en El Dorado

Varias mujeres de la secta de El Dorado celebran la decisión de una corte de Texas a su favor. Foto: APtelecinco.es
La Tercera Corte de Apelaciones de Austin ha dictaminado que el estado de Texas, que rescató el pasado abril a 460 niños de un rancho de una secta poligámica, carecía de pruebas suficientes para demostrar que estaban en peligro. No obstante, ha accedido a entregar 12 niños a sus madres bajo supervisión del Estado, según la portavoz de los padres de la secta.
"Este caso es sobre hombres que exigen sexo con menores de edad; mujeres que perdonan y permiten el abuso sexual de menores; sobre la necesidad del departamento de intervenir bajo circunstancias sin precedentes y difíciles para proteger a niños en una situación de emergencia", dice el Estado en su recurso.
La decisión del Tribunal supuso un respaldo a las madres de los menores que desde hace semanas trataban de recuperar la custodia de sus hijos. Estas familias son miembros de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, una secta que vivía en un gran rancho en El Dorado.
En las vistas sobre la custodia de los pequeños, los jueces han ordenado la realización de pruebas de ADN para establecer los lazos consanguíneos entre los niños y sus progenitores. De momento, se ha identificado a 168 madres y 69 padres, pero aún no se ha podido precisar quiénes son los padres de más de 100 niños.
El pasado 4 de abril las autoridades entraron por la fuerza en el rancho y rescataron a más de 400 menores, que quedaron bajo la tutela estatal. Los miembros de la secta, que practica la poligamia, niegan que hayan abusado de los niños. La secta ha sido acusada en Arizona y Utah de coaccionar a adolescentes para que se casen con hombres mayores, e incluso su líder. CGS