Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Transfusiones constantes para sobrevivir

Medio litro de sangre cada quince días. Es lo que necesita el pequeño Jamie Andrews, de cuatro años, para poder sobrevivir. Enfermo de un trastorno cromosómico llamado "Anemia de Diamond Blackfan" el menor tiene que someterse a transfusiones constantes para poder aumentar sus niveles de glóbulos rojos. Así, ya ha recibido en unas 100 donaciones más de 45 litros de sangre.
La enfermedad que padece Jamie se caracteriza por la disminución de producción de eritroblastos (Glóbulos rojos sin madurar) y por la aparición de una anemia grave que le impide llevar una vida normal.
Tal y como explica su madre al diario británico Daily Mail, "es un muchacho gracioso que cuando está bien siempre está corriendo y bailando, pero que cuando recibe la transfusión se vuelve apático y pierde el apetito por completo".
Jamie necesitará transfusiones de sangre hasta que pueda ser operado de la médula ósea. Foto: Iberpress.