Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Transparencia Internacional denuncia el nepotismo sistemático y la corrupción política en Afganistán

El texto sostiene que frenar la corrupción es "un imperativo" para que el Ejecutivo no pierda la confianza de los ciudadanos
Transparencia Internacional y la ONG Integrity Watch Afghanistan han denunciado el nepotismo sistemático, la falta de integridad entre los políticos y la impunidad de los altos cargos en Afganistán, advirtiendo de que el Gobierno solo podrá sobrevivir y llevar la paz al país si actúa para prevenir la corrupción y llevar a quienes la cometen ante la justicia.
En su informe "Evaluación Nacional de Integridad del Sistema: Afganistán 2015", las organizaciones han subrayado que las principales instituciones públicas de Afganistán necesitan reformarse por completo y aumentar su capacidad de desarrollo.
Los organismos que se encargan de proporcionar justicia a los ciudadanos son algunos de los más afectadas por la corrupción, de ahí que menos de la mitad de las víctimas de incidentes, violencia o delitos lo denuncien a la Policía, ha señalado el informe.
Tampoco los tribunales son independientes según el informe, que denuncia que las personas más influyentes disfrutan de impunidad. El sistema judicial está muy influenciado por los políticos y la élite del país, incluso cuando los corruptos son juzgados y sentenciados, las condenas no siempre se ponen en práctica.
"El reciente intento del Gobierno afgano de firmar un acuerdo millonario con uno de los acusados por el escándalo que sacudió al Banco de Kabul es un ejemplo de los generalizados abusos de poder", han señalado.
En 2010, los dos directores de ese momento del Banco de Kabul robaron cerca de 1.000 millones de dólares (alrededor de 900 millones de euros) de la entidad. Ambos directores dimitieron y la gente retiró los fondos d ela entidad de manera que el Gobierno afgano se vio obligado a rescatar el que fue el mayor banco del país tras quedarse sin depósitos.
Miembros del Parlamento han sido atacados psicológicamente por la Policía sin que hubiera repercusiones y hay denuncias de parlamentarios en las que acusan a otros de apoyar mociones de censura de los Ministerios a cambio de dinero o favores, han reportado las entidades.
IMPERATIVO FRENAR LA CORRUPCIÓN
El Ejecutivo afgano tiene que demostrar un alto grado de voluntad política que le permita construir unas instituciones fuertes, independientes y libres de influencia política y debe luchar para prevenir y castigar la corrupción, han explicado ambas organizaciones en el informe.
"Afganistán es un país en guerra y si el Gobierno pierde la confianza de la gente, no tendrán oportunidad de ganar. Frenar la corrupción no es solo un objetivo a cumplir, sino un imperativo", ha asegurado el director ejecutivo de Integrity Watch Afghanistan y coautor del informe, Sayed Ikram Afzali.
"El presidente, Ashraf Ghani, se ha comprometido a acabar con la corrupción y este informe le proporciona el mapa de carreteras para actuar", ha añadido el director regional para Asia Pacífico de Transparencia Internacional, Srirak Plipat.
Una de las medidas propuestas en el informe es el establecimiento de un nuevo cuerpo que dirija y coordine la lucha contra la corrupción y han pedido a Ghani que se asegure de que está totalmente libre de la influencia de las clases políticas.
El documento también ha señalado la necesidad de establecer una comisión judicial independiente que se encargue de nombrar y formar a nuevos jueces y abogados y de facultar a esta comisión para que haga recomendaciones al Parlamento en caso de que algún juez no alcance los niveles necesarios de integridad. Además, ha pedido el nombramiento de un fiscal general íntegro y con un historial limpio de corrupción.
Afganistán tiene que crear una cultura de transparencia, de acceso a la información pública y tiene que aprobar una ley que garantice el anonimato de los denunciantes. Es importante definir los criterios de profesionalidad, despolitizar el sector público y asegurar unos servicios básicos al ciudadano que sean eficientes e imparciales, han añadido.