Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trece muertos en los enfrentamientos del sábado, según la televisión oficial iraní

Los enfrentamientos dejan al menos 13 muertos. Vídeo:ATLAStelecinco.es
La televisión también ha anunciado la detención de varios miembros del grupo opositor ilegal 'Muyahidin Jalq' (Combatientes del Pueblo), acusados de causar disturbios durante los últimos días de protestas electorales en el país.
"Los líderes de este grupo han instado a sus miembros a cometer actos terroristas como el incendio de autobuses y gasolineras o la destrucción del mobiliario urbano, además de atacar a (las milicias islámicas) Basij", ha agregado.
Tras las protestas del sábado, el jefe de la Policía iraní, Ismail Ahmadi Moghadam, ha advertido a la oposición que las Fuerzas de Seguridad reprimirán "con decisión" cualquier tipo de protesta en las calles. En una carta enviada al líder opositor Mir Husein Musaví, el comisario dice que las acciones de este tipo son completamente ilegales.
"Le anuncio que si la situación continúa, la Policía, para poder salvaguardar la paz y la seguridad social en Irán, hará frente con total decisión las actividades ilegales", afirma la carta, divulgada por la prensa local. Y agrega que "los bandidos están actuando a la sombra de la atmósfera ilegal que usted ha creado... Más de 400 policías han resultado heridos".
Irán es escenario de protestas y violentos enfrentamientos desde que hace una semana el Ministerio de Interior concediera al actual presidente, Mahmud Ahmadoneyad, una polémica victoria por una sorprendente mayoría absoluta.
La prensa internacional, vetada
La situación fue especialmente tensa este sábado, una vez que las Fuerzas de Seguridad y las milicias islámicas "Basij", afines al Gobierno, reprimieron con violencia un intento de marcha en el centro de Teherán. El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores ha vuelto a acusar a los medios de comunicación británicos y estadounidenses de fomentar los disturbios y la presencia de la prensa internacional sigue vetada en las calles del país.