Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal Electoral recibe el proyecto final para pronunciarse sobre la impugnación de las presidenciales

La llamada comisión calificadora ha entregado este martes al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el proyecto definitivo sobre el juicio de inconformidad presentado por el Movimiento Progresista para invalidar las elecciones presidenciales celebradas el 1 de julio en México.
A través de un comunicado, el TEPJF ha informado de que la comisión calificadora --formada por los magistrados Constancio Carrasco, Flavio Galván y Salvador Nava Gomar-- ha entregado al resto de miembros de la Sala Superior el proyecto final sobre el juicio de inconformidad.
Ahora, ha apuntado el TEPJF, "se inicia la fase de las consideraciones jurídicas formuladas por la comisión calificadora", tras la cual la Sala Superior deberá pronunciarse antes del 31 de agosto sobre la impugnación de las elecciones presidenciales.
Además, el tribunal electoral ha reiterado "su compromiso con la legalidad y la rendición de cuentas", según informan los medios de comunicación mexicanos.
El Movimiento Progresista presentó un juicio de inconformidad para anular los comicios presidenciales alegando que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) compró cinco millones de votos, utilizó recursos ilícitos y superó los límites legales de gasto electoral.
En la misma línea, el PRI ha acusado al Movimiento Progresista de financiar con recursos ilícitos, en este caso fondos públicos, su campaña electoral y de superar los límites legales de gasto electoral.
La semana pasada el Instituto Federal Electoral (IFE) determinó que los partidos políticos que concurrieron a los comicios respetaron los límites legales de gasto electoral, aunque les multó a todos, a excepción de Los Verdes, por los desfases injustificados entre ingresos y gastos.