Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tropas leales a Machar se hacen con el control de la capital del estado de Unidad

La capital del estado sursudanés de Unidad, Bentiu, ha sido tomada este martes por las tropas del SPML-Oposición, encabezado por el exvicepresidente Riek Machar, tras tres meses de dominio en la ciudad por parte de las tropas del SPLA leales al presidente, Salva Kiir.
El SPML-Oposición reclamó la toma de la ciudad el lunes por la noche, si bien posteriormente reconoció la existencia de combates en algunos puntos de la misma. Finalmente, los combates han llegado a su fin el martes con la retirada de las tropas leales de Kiir, que se están reagrupando en los alrededores.
El portavoz del grupo, Lul Ruai Koang, ha dicho que sus fuerzas "han completado las operaciones de limpieza en Bentiu y sus alrededores, mientras que las unidades de combate persiguen a los generales que huyen hacia las zonas que controlan en el norte".
Koang podría estar refiriéndose al condado de Pariang, ubicado en la frontera con la región sudanesa de Kordofán del Sur, que permanece bajo control del Gobierno, según ha informado Radio Tamazug.
Una fuente médica ha indicado a esta emisora que las fuerzas rebeldes mataron a cinco personas durante la jornada en el hospital de Bentiu. Por su parte, fuentes de la ONU han afirmado que más de 9.000 personas buscan refugio en su base en la localidad.
El conflicto del país más joven del mundo estalló en diciembre entre las tropas leales al presidente del país, Salva Kiir, y los soldados que respaldan al exvicepresidente Riek Machar. Desde entonces, miles de personas han muerto en los enfrentamientos.
Los enfrentamientos se han extendido hacia el norte del país después de que los rebeldes tomaran la capital provincial, Malakal, el pasado enero, aunque Yuba ha asegurado que sigue manteniendo el control de los campos petroleros.
La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) ha estado albergando en sus bases a cerca de 85.000 civiles que han huido de sus hogares intentando alejarse del conflicto, aunque Lanzer considera que esa cifra podría haberse reducido hasta los 75.000.
Algunos países de África Oriental están considerando desplegar a sus fuerzas en Sudán del Sur para conseguir que se mantenga el frágil alto el fuego acordado por las dos partes del conflicto, según informó la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo, conformada por Yibuti, Eritrea, Etiopía, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Kenia y Uganda.