Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tropas sirias asaltan con tanques y excavadoras la ciudad de Deir al Zor

El Ejército sirio ha entrado este domingo con tropas de tierra, tanques y excavadoras en la ciudad de Deir Al Zor, la ciudad más grande del noreste del país, para atajar las protestas contra el régimen del presidente Bashar al Assad, según informaron activistas de oposición a la cadena CNN, horas después de que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, exhortara al presidente sirio a que pusiera fin a la represión militar en el país.
El asalto está siendo intenso: varios testigos informan de "fuertes explosiones" en varios barrios de la ciudad mientras los residentes instalan barricadas improvisadas, con rocas y postes, para impedir el acceso de los vehículos por las calles más estrechas.

La población parecía estar prevenida del asalto. Un vídeo colgado en Youtube presentaba a un presunto activista de oposición que advertía a los líderes tribales de que el Ejército sirio tenía intención de irrumpir en la ciudad en las próximas horas, recomendando a los "notables" de la zona que se prepararan para el asalto militar.
Por teléfono

"En una conversación telefónica mantenida este sábado con el presidente de Siria, el secretario general de Naciones Unidas ha expresado su gran preocupación y la de la comunidad internacional, ante la escalada de violencia y el aumento de víctimas en el país en los últimos días", agrega el texto.

Ban ha intentado durante los últimos meses mantener una conversación con Al Assad, según fuentes de Naciones Unidas, pero el presidente sirio ha rechazado contestar a dichas llamadas. La última vez que ambos mandatarios hablaron fue el pasado mes de mayo, cuando Ban pidió a Al Assad que pusiera fin a la represión contra los manifestantes que piden su salida del poder.

La última llamada telefónica llega días después de que el Consejo de Seguridad condenara la represión del Ejecutivo sirio contra los manifestantes, en lo que ha supuesto la primera acción de peso sobre el tema, después de que la división entre los miembros del Consejo haya bloqueado todas las propuestas anteriores.

El comunicado de Ban hace referencia al "gran número de vidas que se han perdido entre las fuerzas de seguridad y la Policía", una afirmación que ha mantenido el Gobierno sirio desde el comienzo de las protestas y sobre la que los diplomáticos occidentales han mostrado suspicacias. "El secretario general ha condenado la violencia contra los civiles y las fuerzas de seguridad", indica el comunicado.Ban se ha referido también a las promesas formuladas por el presidente sirio sobre reformas políticas. "El secretario general ha recalcado que para que esas medidas tengan credibilidad, el uso de la fuerza y los arrestos en masa deben detenerse de manera inmediata", agrega el texto.

Por último, Ban ha reiterado las peticiones de Naciones Unidas para que Damasco permita la entrada de misiones de organizaciones humanitarias internacionales y del Alto Comisionado en Derechos Humanos de la ONU en el país.