Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trudeau expresa su "descontento" con China después de la reprimenda del ministro de Exteriores a una periodista

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha anunciado que el Gobierno canadiense ha expresado su descontento con China después de que su ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, reprendiera a una periodista que le había hecho una pregunta sobre la situación de Derechos Humanos en el país asiático durante la rueda de prensa posterior a la reunión con su homóloga canadiense, Stéphane Dion.
La periodista, del portal iPolitics, preguntó al ministro sobre el encarcelamiento de un canadiense, Kevin Garratt, que está acusado por Pekín de espionaje. Visiblemente enfadado, Wang respondió tildando a la reportera de "irrespetuosa".
"Puedo confirmar que ambos (la ministra de Asuntos Exteriores, Stéphane) Dion y los altos cargos del departamento de Asuntos Globales de Canadá han expresado su descontento tanto al ministro de Exteriores chino como al embajador chino en Canadá", ha explicado el primer ministro, según declaraciones recogidas por la emisora canadiense CBC.
"Nuestro descontento con la manera en que nuestros periodistas han sido tratados", ha continuado Trudeau, durante su discurso a la Federación de Municipalidades Canadienses en Winnipeg. "El quid de la cuestión es que la libertad de prensa es extremadamente importante para mí", ha añadido el 'premier'.
El primer ministro ha reconocido que es trabajo de los medios de comunicación hacer "preguntas comprometidas" y ha instado a los periodistas a seguir haciéndolo. Asimismo, ha insistido en que nunca rehuye de plantear, con las autoridades chinas, la cuestión de los Derechos Humanos, incluyendo el caso de Garratt.
"Siempre que tengo la oportunidad de reunirme con algún representante del Gobierno de China, he subrayado nuestras preocupaciones sobre los Derechos Humanos y, específicamente, he planteado el caso de Kevin Garratt, un ciudadano canadiense en prisión por espionaje sin ninguna prueba que apoye las acusaciones", ha afirmado.
"Seguiremos planteando nuestras preocupaciones sobre Derechos Humanos cada vez que tengamos la oportunidad, mientras trabajaremos, al mismo tiempo, para crear oportunidades económicas tanto para los canadienses como para los chinos", ha concluido.