Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trudeau recorre la zona devastada por el incendio en Fort McMurray

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha visitado este viernes la ciudad de Fort McMurray, en Alberta, para constatar personalmente los daños causados por uno de los peores incendios de la historia del país norteamericano, y ha instado a aprender de lo ocurrido.
Trudeau ha sobrevolado en helicóptero parte de las 241.000 hectáreas que han arrasado las llamas antes de recorrer a pie alguna de las zonas y entrevistarse con los vecinos y los equipos de emergencia, según ha informado la cadena CBC.
"No creo que los canadienses entiendan aún lo que ha pasado", ha dicho en alusión a la magnitud del incendio, apodado como 'la bestia' por la prensa local. "Saben que ha habido un fuego y solo ahora empiezan a escuchar noticias sobre lo que se ha salvado", ha añadido.
Trudeau ha considerado que las "peculiaridades" de este incendio deben suscitar una "reflexión". "Estoy muy, muy interesado, no solo en cómo hemos gestionado esto, sino en lo que podemos hacer para minimizar el impacto del próximo, porque habrá más", ha sostenido.
Por ello, parte de los efectivos de emergencias utilizados en este incendio permanecerán en los próximos meses en la zona para evitar nuevos accidentes a causa del calor del verano. "La lucha no ha acabado", ha dicho, por su parte, el general Wayne Eyre.
El jefe de Gobierno ha elogiado el trabajo de los efectivos que han luchado contra las llamas. "Los largos días, descorazonadores algunas veces, y vuestra extraordinaria presencia ha convencido a todo el mundo, incluido el primer ministro, que lo que habéis hecho es simplemente alucinante", ha valorado.
Además, ha prometido que el Gobierno seguirá ayudando a los damnificados. "Ahora esta comunidad necesita ayuda y puedo garantizar que Canadá estará con vosotros", ha aseverado. Unas 94.000 personas tuvieron que ser evacuadas ante el avance de las llamas.