Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez emite una orden de arresto internacional contra la viuda de Yasser Arafat

Las autoridades tunecinas han emitido una orden de arresto internacional contra Suha Arafat, viuda del expresidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat, en el marco de la investigación por corrupción a la que está sometida la familia del presidente tunecino derrocado Zine al Abidine Ben Alí, según ha informado este lunes el Ministerio de Justicia.
Suha Arafat solía pasar largas temporadas en Túnez y durante muchos años fue amiga de la esposa de Ben Alí, que se vio obligado a huir de Túnez el pasado enero a raíz de la revolución en favor de la democracia.
"Túnez ha emitido una orden de arresto internacional contra la señora Arafat porque se sospecha que estuvo implicada en casos de corrupción con la familia de la esposa de Ben Alí", ha explicado Shokri Nafti, portavoz del Ministerio.
La familia Arafat estableció relaciones con Túnez cuando la Organización para la Liberación de Palestina estaba en el exilio y estableció su sede en ese país magrebí durante los años 80 y principios de los 90.
Cuando murió Arafat, en 2004, su viuda recibió un pasaporte tunecino y desde entonces se la empezó a ver con frecuencia allí junto a la mujer de Ben Alí, Leila Trabelsi, una antigua peluquera cuyos familiares acabaron controlando gran parte de la economía del país.
A Suha Arafat le retiraron la nacionalidad tunecina y la deportaron en 2007, a raíz de una disputa con Trabelsi. Ahora vive en Malta, según una fuente palestina que conocía bien a la familia Arafat.
Desde que se produjo la revolución en Túnez, los fiscales han iniciado procesos judiciales contra decenas de personas relacionadas con la ex primera dama por delitos de corrupción. Los tribunales han condenado en rebeldía a Ben Alí y a su esposa por robo, posesión de drogas y armas y corrupción.