Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Túnez despliega 1.500 agentes adicionales en playas y puntos turísticos del país

Las autoridades de Túnez han desplegado 1.500 agentes más en las playas y lugares turísticos del país, en el marco del anuncio de las autoridades de reforzar la seguridad de cara a la temporada de verano.
Además de la seguridad en las playas, los agentes serán responsables de la seguridad de varios festivales internacionales, como el de Cartago y el de Hamamet, según ha informado el portal local de noticias Tunisia Live.
El Ministerio del Interior ha recalcado que por el momento no se ha identificado una "amenaza terrorista específica" de cara al Ramadán, que se inició el 6 de junio y finalizará el 6 de julio, si bien ha reconocido que existe una "amenaza general".
Las fuerzas de seguridad han lanzado numerosas operaciones contra los milicianos islamistas tras los cuatro grandes atentados sufridos por el país el año pasado, entre ellos el del Museo del Bardo de la capital y el cometido en una playa de Susa.
En esta línea, el Gobierno tunecino ha prolongado este mismo lunes durante un mes el estado de emergencia, declarado el 24 de noviembre tras un atentado en la capital contra un autobús de la Guardia Presidencial.
Estos atentados han provocado un descenso drástico de la llegada de turistas y, según los datos del Ministerio de Turismo, los ingresos en este sector son cerca de un 50 por ciento más bajos que a estas alturas en 2015.
DETENCIONES EN BEN GUERDÈNE
Las fuerzas de seguridad han detenido durante la jornada a dos presuntos terroristas descritos como "muy peligrosos", en la localidad de Ben Guerdène, ubicada cerca de la frontera con Libia, según ha informado el diario local 'Business News'.
La ciudad fue escenario de un asalto armado el 7 de marzo que se saldó con la muerte de 19 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad y 36 terroristas.
El primer ministro de Túnez, Habib Essid, aseguró tras el asalto que el ataque tenía como objetivo establecer "un emirato del Estado Islámico" en la región.
Milicianos islamistas entrenados en Libia han perpetrado varios ataques en territorio tunecino en 2015, por lo que el Gobierno ha decidido reforzar la seguridad en la zona fronteriza.
Más de 3.000 tunecinos se han sumado a la lucha del Estado Islámico en Siria y en Irak, lo que ha hecho saltar todas las alarmas en Túnez ante la posibilidad de un retorno que tendría, como paso intermedio, la caótica Libia.