Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía instalará un campamento en territorio iraquí para acoger a los yazidíes desplazados de Sinyar

La Oficina de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía ha anunciado este miércoles que instalará un campamento en territorio iraquí para acoger a los miles de civiles yazidíes que han huido de la región de Sinyar ante los avances del grupo extremista suní Estado Islámico.
La agencia ha detallado que el campamento se ubicará en la localidad de Zajo, ubicada en el norte de Irak, y que "estará integrado por tiendas de campaña", según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.
"En la actualidad hay alrededor de 6.500 yazidíes buscando alojamiento cerca de la frontera", ha dicho la agencia. Asimismo, ha asegurado que está planificando el envío de cuatro camiones de ayuda humanitaria para satisfacer las necesidades de los desplazados.
Alrededor de 2.000 yazidíes han cruzado la frontera entre Irak y Turquía y han sido acomodados en la localidad de Solipi, cerca del monasterio Mor Gabriel, en un campamento utilizado previamente por siríacos llegados al país desde Siria.
Los yazidíes huyeron la semana pasada de Sinyar tras la captura de la ciudad por parte del Estado Islámico --antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS)--, que les considera infieles, debido a los vínculos de su fe con el zoroastrismo.
El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha detallado que 31.000 iraquíes, la mayoría residentes en Sinyar, han llegado al Kurdistán en los últimos días.
El ISIS proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.
Desde entonces, ha lanzado numerosas campañas de venganza contra la comunidad chií y otras comunidades minoritarias de las zonas que controla, como la cristiana y la yazidí, ejecutando a decenas de personas y destruyendo numerosos lugares de culto.