Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía detiene a cerca de 70 supuestos simpatizantes del clérigo Gulen

Cerca de 70 personas presuntamente vinculadas al movimiento gulenista, que engloba a los seguidores del clérigo exiliado Fethulá Gulen, han sido detenidas este lunes en Turquía, entre ellas se incluye un exrector de una de las principales universidades del país.
En la provincia de Isparta, en el suroeste del país, 50 personas de las 56 contra las que se emitió una orden de arresto han sido detenidas por pertenecer a la red gulenista, que aspira, según las autoridades, a derrocar al Estado. Entre los detenidos se encuentra un exrector de la Universidad de Suleyman Demirel, Hasan Ibicioglu.
El fiscal Mustafa Kemal Cokdinc ha explicado que la Policía ha encontrado vídeos de políticos en los ordenadores requisados de los detenidos, con los que pretendían "chantajearlos para que obedecieran sus demandas".
Mientras tanto, en la ciudad de Tokat, otras 18 personas han sido arrestadas por pertenecer al mismo movimiento, también conocido como Organización Terrorista Fethulenista (FETO). El presidente de la compañía AKSAID, Hasan Urhan, se encuentra entre los detenidos.
Este lunes comparecerán en un tribunal de la ciudad turca de Elazig once personas, detenidas hace tres días por pertenecer al FETO y por fraude. Otras 17 personas fueron arrestadas en las mismas fechas, aunque posteriormente fueron liberadas.
Turquía ha estado persiguiendo a varios seguidores de Gulen, uno de los principales rivales políticos del presidente, Recep Tayyip Erdogan, y que desde principios de 2014 vive exiliado en Estados Unidos. El movimiento, considerado como organización terrorista por Ankara, dirige una red de escuelas y negocios a través de la que se infiltran en las instituciones estatales, como el sistema judicial o la Policía, según denuncia el Gobierno.
En el marco de las investigaciones sobre el FETO, cientos de civiles, entre los que se incluyen policías y fiscales, han sido detenidos o reubicados.