Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía tilda de "inaceptables" las condenas a muerte a 683 seguidores y miembros de Hermanos Musulmanes

El presidente de Turquía, Abdulá Gul, ha tildado este lunes de "inaceptables" las condenas a muerte emitidas por un tribunal egipcio contra 683 seguidores y miembros de la organización islamista Hermanos Musulmanes, entre ellos el guía supremo de la formación, Mohamed Badie.
"No es posible aceptar este tipo de sentencias increíbles emitidas por tribunales políticos en un momento en el que la democracia se encuentra suspendida", ha dicho, durante una rueda de prensa con su homólogo alemán, Joachim Gauck.
"Considero este tipo de sentencias en masa como un gran mal para el futuro de Egipto", ha remachado el mandatario, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.
Por su parte, Gauck ha dicho que no es comprensible que un Gobierno interino aplique unas normas judiciales tan restrictivas. "En las etapas de transición, se debe construir una comprensión con las autoridades judiciales", ha sostenido.
Poco antes, el viceprimer ministro turco Bulent Arinç expresó su queja ante las condenas y pidió a la comunidad internacional que se expresara con firmeza contra las mismas.
"La gente está siendo sentenciada a muerte, y el hecho de que vayan a ser ejecutados no es sólo una desgracia para Egipto. Es muy grave que haya países que permanecen en silencio y que no acusan a las autoridades por estas sentencias", ha apuntado.
En esta misma línea se ha expresado el presidente del Parlamento turco, Cemil Çiçek, quien ha dicho que las sentencias son "inaceptables" y quien ha expresado su deseo de que la reacción de la comunidad internacional no llegue demasiado tarde.
Las relaciones entre El Cairo y Ankara se han deteriorado desde el golpe de Estado que derrocó en julio de 2013 al entonces presidente Mohamed Mursi tras varias semanas de manifestaciones masivas en su contra.
Los acusados han sido condenados por un ataque perpetrado contra una comisaría en Minya en 2013. El tribunal también ha conmutado la pena de muerte impuesta en marzo a 492 acusados por cadena perpetua y ha ratificado la pena capital para los otros 37.
Estos casos y la celeridad con la que han adoptado sus decisiones los jueces han provocado una ola de críticas de grupos defensores de Derechos Humanos y de Naciones Unidas. Cada juicio se ha completado en cuestión de horas y los tribunales han impedido que los abogados defensores presentaran sus alegatos, según Human Rights Watch.
El pasado mes de marzo, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó los juicios masivos contra simpatizantes de Hermanos Musulmanes y aseguró que incumplían el derecho internacional humanitario.
Las autoridades egipcias han aumentado sus acciones contra Hermanos Musulmanes desde el golpe de Estado que acabó con el mandato de Mursi y tras la declaración de Hermanos Musulmanes como organización terrorista, decretada a finales de 2013 y ratificada por un tribunal en febrero.