Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a prisión a una profesora por hacerle un corte de mangas a Erdogan

Recep Tayyip Erdogan, presidente de TurquíaReuters

Un tribunal turco ha condenado este miércoles a una profesora a un mínimo de un año de prisión por hacerle un corte de mangas al presidente, Recep Tayipp Erdogan, durante un mitin celebrado en 2014 en la ciudad costera de Esmirna, según medios locales. Tras el incidente Erdogan golpeó a la profesora y acusó a la mujer de realizar un gesto que tipificaba la indecencia del principal partido de la oposición, el CHP.

"Mientras estaba llegando había una mujer en un balcón", explicó el entonces primer ministro. "Ella realizó un gesto muy feo con su mano. Ahí lo tienes, ese es el Partido Popular Republicano (CHP). Es decir, el primer ministro del país está pasando por tu lado y tú haces ese gesto con tu mano y tu brazo", criticaba.

Tras el incidente Erdogan golpeó a la profesora y acusó a la mujer de realizar un gesto que tipificaba la indecencia del principal partido de la oposición, el CHP.

Hace unos días, los abogados de Erdogan presentaron una demanda contra el principal líder de la oposición, que acusó al presidente turco de dictador, según han confirmado fuentes presidenciales y de la oposición.

La semana pasada, Erdogan instó a la Fiscalía a investigar a decenas de académicos, tras firmarse una declaración que reprobaba la acción militar del país sobre las regiones kurdas del sureste de Turquía.
La petición, suscrita por más de 1.000 firmantes, entre los que se incluía el "oscuro, malvado y cruel" estadounidense Noam Chomsky, fue criticada duramente por el presidente.

El viernes, las fuerzas de seguridad detuvieron a 27 intelectuales, bajo cargos de terrorismo y propaganda, aunque fueron liberados poco después.

En Turquía insultar a cargos públicos constituye un delito, algo que la oposición critica y muestra como la intolerancia de Erdogan, que rápidamente emprende
acciones legales contra lo que considera difamaciones o insultos.

Erdogan, que ha dominado la política turca desde hace más de una década, primero como primer ministro y desde 2014 como presidente, ha demandado a varias personas en el pasado, entre los que se incluyen caricaturistas, adolescentes y la ganadora de Miss Turquía.