Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía revisa una ley que limita la libertad de expresión

El polémico artículo 301 del Código Penal objeto de la reforma se ha utilizado para procesar a cientos de escritores, incluido el Premio Nobel de Literatura Orhan Pamuk por insultar a la cultura turca.
La pena con que se castigaba insultar a Turquía o a los turcos era de tres años de prisión. Con la nueva ley el castigo se reduce a dos. En todo caso, el ministro de Justicia, Ali Sahin, ha apuntado que el cambio no supondrá dar vía libre a las críticas: "no se trata de permitir a la gente que insulte libremente a Turquía".
Se queda corta
Los escritores y editores consideran que la reforma es claramente insuficiente. Todavía temen enfrentarse a juicios en los que se puedan aplicar otras normas que afectan a la libertad de expresión.
En un reciente viaje a Turquía el presidente de la Comisión Europea, José Barroso,  dijo que la medida era un paso importante.
Objetivo, la UE
El ingreso del país islámico en la UE depende de sus avances en cuestiones que afectan a los derechos fundamentales, entre ellos el de libertad de expresión. La política de Ankara de los últimos tiempos parece tener un importante objetivo en este sentido: convencer a la Unión de que puede ser un país miembro en pie de igualdad con el resto de socios europeos.
Un camino, el de la integración, que comenzó en 2005 con las primeras conversaciones oficiales y que aún tiene por delante un largo y tortuoso recorrido.
La oposición del partido de ultra derecha Partido del Movimiento Nacional (MHP) ha acusado al Gobierno de traicionar la identidad del país con este cambio legislativo. El líder del MHP, Devlet Bahceli, ha llegado a tildar la reforma de "error histórico".   LA