Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk y Juncker lamentan la muerte de Liu Xiaobo y piden a Pekín que deje a su familia "llorar en paz"

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han expresado "profunda tristeza" por la muerte del premio Nobel de la Paz en 2010 Liu Xiaobo, "uno de los más prominentes defensores de los Derechos Humanos en China" y han reclamado a Pekín que deje a su familiar "llorar en paz" su muerte.
"Expresamos de forma consistente nuestra oposición a su condena y pedimos su liberación. Más recientemente urgimos a las autoridades chinas a respetar su deseo de recibir tratamiento médico en Alemania. Lamentablemente estos llamamientos no fueron atendidos", han lamentado en un comunicado conjunto, en el que han extendido sus "más sinceras condolencias" a su mujer, Liu Xia, familia y amigos.
Ambos dirigentes han reclamado a las autoridades chinas que permitan a su mujer y su familia enterrarle "en un lugar y en la manera que elijan y que les permita llorar en paz" su muerte y que "retiren todas las restricciones de movimiento y sobre las comunicaciones" a sus familiares, incluido que permitan que la mujer del disidente y su hermano, Liu Hui, abandonen China "si así lo desean".
"Reiteramos el llamamiento de la Unión Europa para que todos los presos de conciencia en China sean liberados", han agregado en la nota, en la que han recordado la lucha de Liu como autor de la 'Carta 08' a favor de "una reforma democrática pacífica y el Estado de Derecho en China" y su papel personal durante las protestas de Tiananmen en 1989 que "salvó a cientos, si no miles de vidas".
El disidente chino ha muerto con 61 años a causa de un cáncer de hígado, poco después de ser liberado por razones humanitarias tras pasar casi una década encarcelado por exigir una apertura democrática del gigante asiático, según ha confirmado este jueves una fuente oficial a la cadena británica BBC.
Liu ha estado preso desde 2009 por "incitar a la subversión del poder estatal" por participar en la redacción de la 'Carta 08' que reclama reformas democráticas en China.