Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk busca salvar el "frágil" acuerdo con Londres y se reunirá con Merkel y Hollande antes de la cumbre

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha previsto reuniones en los próximos días al más alto nivel, incluidos la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, con el objetivo de afianzar el "frágil" acuerdo que ha negociado con Londres para defender la permanencia de Reino Unido dentro de la Unión Europea.
"Estoy convencido de que es una propuesta equilibrada y sólida y espero cerrar el acuerdo la próxima semana en el Consejo Europeo. Pero, seamos claros, es un proceso político muy frágil", ha declarado Tusk, la víspera de una nueva reunión de los negociadores de los Estados miembros para examinar un nuevo borrador.
El jueves se reunirán por segunda vez los jefes negociadores de las capitales o 'sherpas' con el objetivo de examinar un segundo borrador de acuerdo, según han indicado a Europa Press fuentes europeas.
El documento, sin embargo, no presenta "grandes cambios" de fondo, sino ajustes "técnicos y jurídicos" que no impiden que sigan abiertas las cuestiones más delicadas, han advertido las mismas fuentes.
Así las cosas, el presidente del Consejo europeo ha optado por anular todos sus compromisos en la agenda de los próximos días y programar encuentros con varios líderes europeos y con el Parlamento Europeo, "con el objetivo de ayudar al acuerdo".
Esta semana se verá con el primer ministro belga, Charles Michel, y con eurodiputados, mientras que la semana próxima visitará varias capitales, incluidas París y Berlín.
También prevé reuniones con el primer ministro griego, Alexis Tsipras; el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis; y con el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, quién además representa al llamado grupo de Visegrado -- República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría--, más crítico con las exigencias de Londres.
El presidente del Consejo busca con ello cosechar el mayor número de apoyos y "asegura un amplio respaldo político" para su propuesta, según ha indicado él mismo.
El Gobierno de David Cameron reclama cambios en las relaciones con la Unión Europea en cuatro ámbitos: la competitividad, el euro, la soberanía nacional y el bienestar social.
La exigencia de poder limitar las prestaciones sociales vinculadas al empleo a los trabajadores europeos durante sus primeros cuatro años en Reino Unido fue considerada "inaceptable" por varios Estados miembros al inicio de las negociaciones.
Para salvar este escollo, Tusk ha ofrecido un "freno de emergencia" que permitiría a Londres esta salvaguarda en circunstancias "excepcionales" y con el permiso previo de los Veintiocho.
Por su parte, Cameron también prevé contactos en los días previos a la cumbre del 18 y 19 en Bruselas, incluida una reunión a puerta cerrada con los jefes de los grupos políticos del Parlamento Europeo (Conferencia de Presidentes) el martes 16, han confirmado fuentes parlamentarias.