Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk espera que se acuerden "pasos concretos" con Turquía el lunes para frenar la crisis de refugiados

Confía en que los líderes de la UE se comprometan a poner fin a "la política de dejar pasar a los inmigrantes"
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha confiado en que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, acuerden en la cumbre del lunes en Bruselas "pasos concretos" para aplicar el plan de acción para frenar la llegada de refugiados e inmigrantes a Europa a cambio de una ayuda de 3.000 millones de euros.
"El lunes, me gustaría que, junto con el primer ministro Davutoglu, discutamos nuestra cooperación en inmigración y más allá y respaldemos pasos concretos para aplicar nuestro plan de acción", ha avanzado Tusk en su carta de invitación a los líderes europeos a la cumbre informal a 28 que arrancará a las 15.00 horas tras su reunión con el primer ministro turco, que arrancará a las 12.30 horas con un almuerzo.
Tusk ha avanzado en su misiva que Davutoglu está de acuerdo en que "el número de entradas ilegales desde Turquía a Grecia sigue siendo demasiado alto" y que "ambos" creen que se pueden reducir los flujos "a través de un retorno a gran escala y rápido de Grecia de todos los inmigrantes que no necesitan protección internacional".
"La voluntad política está ahí pero plantea un desafío logístico, en el que tenemos que apoyar a Grecia", ha dicho el exprimer ministro polaco en su carta a los líderes europeos, en la que les asegura que, en su encuentro este jueves en Ankara Davutoglu, le "confirmó la disponibilidad de Turquía de aceptar de vuelta a todos los inmigrantes detenidos en aguas turcas"; tras la decisión de la OTAN de despegar barcos de combate en el Egeo para ayudar en tareas de vigilancia e intercambio de información sobre los flujos y las redes criminales de traficantes.
Tusk ha subrayado la necesidad de "avanzar" la cooperación con Turquía tanto en inmigración y más allá, después de que ambas partes acordaran en la cumbre de noviembre impulsar las negociaciones de adhesión de Turquía al bloque, la liberalización de visados y la cooperación en energía y económica.
En la sesión posterior que mantendrán los líderes de la UE, al término de la cumbre con Turquía, Tusk espera que los Veintiocho confirmen su compromiso de poner fin a "la política de dejar pasar a los inmigrantes" y aprobar una declaración conjunta en este sentido para "regresar a Schengen y sobre la dimensión humanitaria".
Tras la gira que ha emprendido esta semana a Austria, Eslovenia, Croacia, la Antigua República Yugoslavia de Macedonia, Grecia, Turquía y Serbia, Tusk ha asegurado que "todos" los países en la ruta de los Balcanes -por los que han llegado 128.000 en enero y febrero a Europa y 880.000 en 2015--están "determinados a volver a la plena aplicación" de las normas comunes de Schengen y ha confiado en que el lunes confirmen "este enfoque" de poner fin a "la política de dejar pasar los a inmigrantes".
"No resolverá la crisis pero es una condición previa necesaria para un consenso europeo", ha dicho, si bien se ha mostrado convencido de que "por primera vez desde el inicio de la crisis migratoria" vislumbra "un consenso europeo emergente" en torno a "una estrategia completa" que se lleva a cabo "fielmente" puede en su opinión "ayudar a reducir los flujos y atajar la crisis".
Tusk también ha confiado en que todos los líderes acuerden "que todos los instrumentos de la UE disponibles, incluida la relocalización acelerada, deben utilizarse para hacer frente a las consecuencias humanitarias de los refugiados, en primer lugar en Grecia, de forma rápida y eficaz" ante la necesidad de "aumentar" la ayuda humanitaria a Grecia, incluido a través del nuevo instrumento de asistencia de emergencia humanitaria para ayudar a los Estados miembros a hacer frente a la crisis de refugiados y que contará con 700 millones de euros en los próximos tres años.