Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk alerta de "las graves consecuencias" del 'Brexit' y pide evitar triunfo de los partidos euroescépticos

"Los cambios políticos radicales y violentos nos llevarán a la entropía y al caos. No a un orden mejor", avisa
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha alertado este miércoles de "las graves consecuencias, también económicas" que tendría la eventual salida de Reino Unido de la Unión Europea tanto para Reino Unido como para el resto de las economías europeas y ha reclamado la necesidad de evitar el triunfo de las fuerzas euroescépticas que ha considerado constituye la mayor amenaza para la economía europea.
"Tenemos que mantener el orden europeo interno. No necesito explicar a nadie aquí las graves consecuencias, también económicas, que tendría el 'Brexit', ha explicado durante un discurso en la Business Summit de Bruselas.
Tusk ha recordado que el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, ha anticipado que la salida del Reino Unido de la UE provocaría "un enorme shock negativo para la economía de Reino Unido" -su PIB será un 3% menor en 2020 que en caso de quedarse y más de un 5% menor en 2030_pero también tendría un efecto contagio en el resto de países de la OCDE, "especialmente en otros países europeos".
"Sin embargo no hay peor perspectiva para la economía europea que la profecía de un triunfo de las fuerzas antiliberales y euroescépticas, ya sean de izquierdas o de derechas. Tenemos y podemos evitar este escenario", ha reclamado.
Para ello, ha pedido "abandonar los suelos utópicos" sobre Europa y "avanzar en acciones prácticas". "Como por ejemplo reforzar las fronteras externas de la UE o completar la unión bancaria de forma consistente", ha remachado, al tiempo que ha advertido de que "la total integración" tampoco sería "una respuesta adecuada" porque "simplemente no es posible".
"Los cambios políticos radicales y violentos nos llevarán a la entropía y al caos. No a un orden mejor", ha abundado, defendiendo que "Europa en su forma presente merece más paciencia".
"Un saldo ideológico adelante puede acabar en un desastre. Por eso, lo que necesitamos hoy desesperadamente son mentes frías y corazones cálidos. No lo opuesto. No olvidemos que cuando se mira demasiado lejos uno se puede tropezar fácilmente y caer", ha concluido.
Tusk ha admitido que la crisis de refugiados "ha demostrado lo difícil que es hoy acordar una respuesta común europea" a los desafíos pero ha insistido en "los costes económicos de nuestros errores políticos y omisiones", recordando que la propia Comisión Europea calcula que el coste "directo" de la posible ruptura del espacio libre sin fronteras Schengen se elevaría a entre 5.000 y 18.000 millones de euros al año.
La Fundación Bertelsmann anticipa un coste "más dramático" que sólo a Alemania le supondría un coste adicional de "entre 77.000 y 235.000 millones de euros en total de aquí al 2025", ha recordado.