Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk presentará hoy a las capitales su propuesta de acuerdo para revisar la relación con Reino Unido

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, presentará este martes a las capitales su propuesta de acuerdo para la revisión de las relaciones de Reino Unido con sus socios comunitarios, condición de Londres para defender el 'sí' en un referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea.
"Mañana, sobre mediodía, presentaré una propuesta para un nuevo acuerdo para Reino Unido en la UE", anunció Tusk el lunes, a través de su perfil en una red social.
Tusk decidió esperar un día más para hacer circular el borrador de acuerdo, que espera dar a conocer este lunes, tras constatar en una cena el domingo con el primer ministro británico, David Cameron, que existían aún importantes diferencias.
Los negociadores de ambas partes han dedicado el lunes en Bruselas a tratar de acercar posiciones, antes de perfilar un documento que presentar al resto de Estados miembros.
"Buenos avances en las últimas 24 horas, aunque aún quedan asuntos que resolver", ha explicado el presidente del Consejo.
El objetivo es que las capitales tengan tiempo para analizar la propuesta y avanzar en las negociaciones a nivel técnico, con el propósito de cerrar el acuerdo en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE de los días 18 y 19 de febrero.
Entre las cuatro exigencias de Londres para defender la permanencia de Reino Unido en la UE en un próximo referéndum, Cameron reclama el poder para suspender cuatro años determinadas prestaciones sociales a los inmigrantes europeos durante sus primeros cuatro años de trabajo en Reino Unido.
Se trata de una exigencia "inaceptable" en palabras de los líderes de varios Estados miembros, para la que se baraja como alternativa un "freno de emergencia" que permitiría a cualquier Estado miembro, Reino Unido en este caso, suspender esas prestaciones sociales, si acredita que su sistema no soporta la presión migratoria.