Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk dice que hay "riesgo de ruptura" en las negociaciones de Londres con sus socios de la UE

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha alertado este lunes del "riesgo de ruptura" en las negociaciones en curso para rediseñar las relaciones de Reino Unido con el resto de socios europeos, y ha pedido a los Estados miembros que se escuchen "unos a otros" y no tanto a sí mismos.
Tusk canceló su agenda de esta semana para dedicar todos los esfuerzos a tratar de superar los escollos que dificultan cerrar un acuerdo en el Consejo europeo del jueves y viernes, tal y como se propusieron los líderes de la UE en su cita de diciembre.
"Es un momento crítico. El riesgo de ruptura es real porque las negociaciones Reino Unido/UE son muy frágiles", ha revelado el exprimer ministro polaco a través de su perfil en una red social.
En opinión del presidente del Consejo, es momento de escucharse "unos a otros", más que a los argumentos propios, y ha pedido tratar el asunto "con cuidado", porque "aquello que se rompe, no se puede reparar".
Tusk ha hecho estas declaraciones en Bucarest, en donde se ha reunido con el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, en una jornada que también le ha llevado a París, en donde ha sido recibido por el presidente galo, François Hollande.
También viajará a Atenas, Berlín y Praga el martes para seguir avanzando en una solución que satisfaga tanto a Londres --que ha puesto como condición este acuerdo para defender la permanencia de la UE en un próximo referéndum--, como para el resto de Estados miembros.
Entretanto, Tusk y Cameron no se verán en persona hasta el jueves en la cumbre de Bruselas, pero han mantenido una conversación telefónica este lunes, cuyos detalles no han trascendido.
El 'premier', por su parte, tiene previsto desplazarse a Bruselas el martes para verse con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y con el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.
La última reunión de los negociadores, el pasado viernes, evidenció la necesidad de que las cuestiones políticas más delicadas sean resueltas directamente por los jefes de Estado y de Gobierno europeos, mientras que el trabajo a nivel técnico a permitido "aclarar" cuestiones legales y prácticas.
Mientras Tusk era recibido en Bucarest por el presidente rumano, el primer ministro del país y antiguo comisario europeo, Dacian Ciolos, era recibido por Juncker en la capital europea.
Ciolos y Juncker han coincidido en las posibilidades de lograr un acuerdo esta semana en la cumbre, pero han admitido que sigue siendo un escollo el "freno de emergencia" propuesto para que Londres pueda suspender parte de las bonificaciones sociales a los europeos, en sus primeros años de trabajo en Reino Unido.
"Es un acuerdo justo para Reino Unido y justo para los 27 restantes", ha dicho Juncker en una rueda de prensa junto a Ciolos, quien ha considerado que el borrador de acuerdo es "un buen punto de partida" que necesita ciertas "aclaraciones".
El Gobierno de David Cameron reclama cambios en las relaciones con la Unión Europea en cuatro ámbitos: la competitividad, el euro, la soberanía nacional y el bienestar social, como condición para defender la permanencia del país en el club comunitario en un referéndum que convocará antes de que acabe 2017.
El objetivo de Tusk es poder presentar un tercer borrador de acuerdo antes de que arranque la cumbre el próximo jueves.