Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de la UE salvo Cameron examinan las fórmulas para avanzar tras el 'Brexit'

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea discuten este viernes en un desayuno informal en Bruselas al que no ha sido invitado el primer ministro británico, David Cameron, sobre cuáles son las fórmulas para avanzar en el proyecto europeo tras la salida de Reino Unido y asegurar la "fortaleza" de la Unión pese al desafecto ciudadano.
"Europa debe aportar más respuestas concretas y visibles para los ciudadanos. Hay cierta percepción de tecnocracia, no funciona", ha alertado el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, a su llegada a la reunión extraordinaria a Veintisiete.
En opinión del líder belga, existe un riesgo de "inmovilismo" cuando se pretender "decidir todo a Veintisiete", por lo que se ha declarado defensor de una Europa "a varias velocidades", que permita avanzar más rápido a los países que así lo deseen.
"La ilusión de hacerlo todo a Veintisiete crea una percepción de inmovilismo", ha insistido Michel, para después confiar en que el apoyo británico a la salida del club comunitario sirva de "alerta" para el resto de Estados miembros.
A juicio de la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, los líderes de la Unión Europea deben mostrar unidad y priorizar en sus decisiones aquellos retos que preocupan a los ciudadanos antes que los que ellos identifiquen.
"Necesitamos escuchar a la gente", ha declarado a la prensa a su llegada a la cumbre a Veintisiete, tras recalcar que deben reaccionar a "lo que la gente cree que debemos hacer, no lo que nosotros creamos".
También se ha referido a la probabilidad de una nueva cumbre extraordinaria sin Reino Unido en septiembre, porque afrontan una situación "extraordinaria" que exige trabajos y encuentros adicionales.
En la misma línea, el primer ministro estonio, Taavi Roivas, ha hecho suya una expresión del jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, que dice que "los líderes saben bien lo que deben hacer, aunque no cómo hacerlo" para reforzar Europa. "Los líderes deben decidir y explicar a la gente cuáles son las elecciones, cuáles las dificultades y cuáles los retos. Es la única forma", ha resumido.
Por su parte, el mandatario chipriota, Nicos Anastasiades, ha apostado por "reconsiderar" el modo en que la UE desarrolla sus políticas y también el "cómo responder al euroescepticismo o a los nacionalismos".
"Necesitamos más que nunca una Unión unida y fuerte, frente a un 'Reino Desunido'", ha expresado el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, que ha recalcado el mensaje de los dirigentes comunitarios en cuanto a que no habrá ningún tipo de negociación formal o informal con Londres, mientras no active el procedimiento oficial de divorcio.
"No quiero que sea el Gobierno británico quien decida cuándo habremos hecho suficiente para activar el artículo 50", ha zanjado.