Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UE condena la anexión "ilegal" de Crimea hace dos años y avisa a Moscú de que mantendrá sus sanciones

La Unión Europea ha reiterado su condena a "la anexión ilegal" de Crimea por parte de Rusia hace justo dos años y ha advertido a Moscú de que "la Unión Europea sigue dedicada a aplicar plenamente su política de no reconocimiento, en particular mediante medidas restrictivas".
Los Veintiocho no sólo han aprobado sanciones económicas contra Rusia y cerca de 150 dirigentes rusos y ucranianos y empresas por la crisis en Ucrania, también han aprobado sanciones comerciales contra Crimea.
Respecto a estas últimas, la UE ha vuelto a instar a los países de la ONU a "estudiar medidas similares de no reconocimiento en consonancia con la Resolución 68/262 de la Asamblea General" del organismo internacional, ha dicho la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en una declaración en nombre de los Veintiocho.
En el texto aprobado con motivo del segundo aniversario de la anexión de Crimea, el bloque europeo ha dejado claro que siguen comprometidos con "la soberanía y la integridad territorial de Ucrania" frente a esta "violación del Derecho internacional" y que la anexión "sigue representando un desafío directo a la seguridad internacional, con graves implicaciones para el orden jurídico internacional que protege la unidad y la soberanía de todos los Estados".
La Unión Europea ha manifestado además "su profunda preocupación por la escalada militar y el deterioro de la situación de los derechos humanos en la península de Crimea" especialmente por la persecución de personas pertenecientes a minorías, en particular los tártaros de Crimea y la petición para "prohibir" las actividades de su órgano de autogobierno, el Mejlis.
Por último, ha exigido el respeto "pleno" del derecho internacional, la investigación "a fondo" de los casos pendientes de violaciones como las desapariciones forzosas, torturas y asesinatos y la liberación inmediata a los activistas ucranianos Olegh Sentsov y Oleksandr Kolchenko, que han sido "detenidos y condenados en contra del Derecho internacional".