Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE dice a Erdogan que independencia judicial es esencial y confía en que aborde rápido sus preocupaciones

Erdogan defiende la separación de poderes pero insiste en que un poder no puede interferir en otro
La Unión Europea ha dejado claro este martes al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que la independencia judicial y la separación de poderes son criterios fundamentales para poder entrar en el bloque y ha confiado en que su Ejecutivo aborde "rápidamente" las preocupaciones europeas por la reforma judicial en Turquía que podrían limitarlos.
El Ejecutivo de Erdogan se ha visto debilitado desde que a mediados de diciembre las autoridades del país detuvieron a destacados empresarios afines a Erdogan y los hijos de tres ministros, que se vieron obligados a dimitir, por un escándalo de corrupción.
Ankara ha cesado y reasignado desde entonces a cientos de policías, jueces y fiscales responsables de la investigación y además ha promovido una reforma judicial para tranferir el poder de nombrar jueces y fiscales del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales al ministro de Justicia, visto como un intento de limitar la independencia judicial en el país.
"Hemos seguido estos acontecimientos de cerca y he transladado hoy las preocupaciones europeas al primer ministro Erdogan", ha explicado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en rueda de prensa conjunta con Erdogan y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al término de los encuentros que han mantenido.
"Nos ha dado garantías de su intención de respetar plenamente el Estado de Derecho, la independencia judicial y en términos generales la separación de poderes", ha explicado Barroso, que ha recordado que son principios no solo "fundamentales" para la democracia sino que también constituyen "un elemento central de los criterios" para negociar la adhesión a la UE.
"Por ello confío en que el Gobierno turco abordará rápidamente las cuestiones que hemos planteado", ha precisado el exprimer ministro portugués sin entrar en detalles.
Van Rompuy ha reconocido que "se han hecho mejoras" en el proyecto de reforma judicial "pero todavía queda margen para mejorar". "Lo importante es que estamos en diálogo y contacto estrechos", ha recalcado.
Por su parte, Erdogan ha defendido que el comité parlamentario que estudia el proyecto "ha hecho los cambios necesarios" a la luz de "algunas sugerencias" recibidas, pero ha defendido la necesidad de garantizar "que los principios de imparcialidad e independencia de la justicia sea plenamente aplicables".
"Y esto sólo lo puede hacer el Legislativo", ha defendido Erdogan. "Creemos que la única democracia y el poder más supremo es el poder del pueblo y el Legislativo es donde está representado el poder del pueblo. Es repsonsabilidad del Gobierno hacer las normativas necesarias", ha apostillado, defendiendo en todo caso que cuando la justicia actúa "de forma no independiente" ello "puede plantear problemas".
SEPARACIÓN DE PODERES
Erdogan ha dejado claro que "nadie puede cuestionar" la necesidad de que haya separación de poderes. "Sin embargo estos poderes no pueden interferir en uno con el otro (...) o se pierde calidad democrática", ha insistido, dejando claro que "la judicatura no debe ir más allá de sus misiones definidas y mandato".
"Esto es lo que estamos haciendo en Turquía. Cualquier otra cosa que escuchen es desinformación", ha zanjado el turco, que ha dejado claro que este tipo de cuestiones se deben debatir "en nuestras discusiones bilaterales" y no "en los medios".
Preguntados si Erdogan les ha presentado pruebas del golpe de Estado o conspiración que ha esgrimido el Gobierno turco para cesar a decenas de policías y fiscales, Van Rompuy ha dejado claro que han "tomado buena nota" del "análisis de la situación" que les ha presentado pero ha insistido en que no les compete hacer su "análisis de la situación política" en Turquía, algo que es "interno" sino de "supervisar" lo que ha calificado de "eventuales violaciones" de los criterios de adhesión en las legislaciones de un país candidato.
Barroso ha insistido en que ambas partes han tenido una discusión "muy franca y abierta" y ha afirmado que "cualquiera que sea el problema, las soluciones a estos problemas deben respetar los principios del Estado de Derecho y la separación de poderes".
"Creemos que ahora lo importante es que este asunto se aborde en plena concordancia con los principios del Estado de derecho", ha zanjado, insistiendo en que el propio Erdogan "ha dicho que su intención es hacer esto y dar más pasos plenamente acordes con estos principios".
Ambas partes han defendido dar un impulso a las negociaciones de adhesión de Turquía a la UE después de que ambas partes acordaron abrir el pasado noviembre un nuevo capítulo en las negociaciones tras más de tres años de estancamiento, pero también otros acuerdos recientes positivos como la firma de un acuerdo de reamisión de inmigrantes irregulares y el lanzamiento de negociciaciones para suprimir los visados a los ciudadanos turcos.
CHIPRE
Van Rompuy y Barroso han defendido reanudar lo antes posible las negociaciones para resolver el conflicto chipriota, algo que contribuiría de forma notable al proceso.
"Tenemos que avanzar muy rápidamente", ha insistido Erdogan. "Compartimos el mismo objetivo de avanzar en la adhesión de Turquía", ha asegurado, mientras que Van Rompuy también ha dejado claro que "el objetivo compartido de las negociaciones es la adhesión".