Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mayoría de los países de la UE, incluido España, ha promovido políticas educativas para combatir el radicalismo

Bruselas recomienda a los países que contraten a más personal educativo de minorías y premiar a las escuelas que promueven tolerancia
La mayoría de los países de la Unión Europea, incluida España, introdujeron nuevas políticas en el ámbito educativo en 2015 para combatir el radicalismo entre los jóvenes y promover el diálogo intercultural en línea con la declaración de París que adoptaron los ministros de Educación tras los atentados terroristas de noviembre, según ha constatado la Comisión Europea en un informe.
Polonia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría y Malta son los únicos países que no han adoptado ninguna nueva política desde la firma de la Declaración de París, en la que los Gobiernos europeos se comprometieron a combatir el extremismo y la radicalización, también desde el ámbito educativo.
El Ejecutivo comunitario puntualiza no obstante a favor de estos países que introdujeron "importantes medidas en los años precedentes" a la adaptación de la Declaración de París, mientras que en el caso de Grecia, Croacia y Rumanía tienen nuevas medidas "en consideración" o bajo estudio, según recoge el informe.
Un total de 17 países de la UE --España, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Estonia, Irlanda, Francia, Italia, Chipre, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Austria, Portugal, Finlandia y Reino Unido-- han impulsado iniciativas para promover las competencias interculturales, cívicas y sociales entre los jóvenes y menores.
Asimismo, doce países -España, Bélgica, Irlanda, Francia, Italia, Chipre, Letonia, Países Bajos, Austria, Suecia y Reino Unido_han promovido iniciativas destinadas a reforzar el pensamiento crítico y la alfabetización mediática, especialmente el uso de Internet y las redes sociales, el principal medio de captación que utiliza el Estado Islámico, así como para difundir su propaganda yihadista.
En esta área, el Ejecutivo comunitario destaca en particular las iniciativas que han promovido España y Letonia. En el caso de España, valora el acuerdo de colaboración firmado en octubre de 2015 entre el Ministerio de Educación español y la Agencia de Protección de Datos (AEPD) con el objetivo de promover la formación y concienciar a menores y jóvenes sobre privacidad y la protección de datos en Internet, especialmente en los medios sociales, para impedir situaciones de riesgo.
España y otros 15 países --Bélgica, Bulgaria, Alemania, Estonia, Irlanda, Francia, Italia, Chipre, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Austria, Portugal, Suecia y Reino Unido-- han introducido iniciativas para promover el diálogo intercultural y seis --España, Bélgica, Bulgaria, Irlanda, Italia y Reino Unido--, también han alentado medidas para promover la educación y formación de menores y jóvenes en desventaja, según el informe.
"Tenemos que reaccionar más rápido y a escala europea para recomponer los vínculos que unen nuestras sociedades. Frente a los ataques terroristas que ponen de luto a Europa y al mundo estoy más determinado que nunca a implicarme con los Estados miembros para movilizar los fondos necesarios y ayudarles a cooperar", ha subrayado el comisario de Educación, Tibor Navracsics.
AYUDAS EUROPEAS DISPONIBLES
La Comisión prevé movilizar hasta 400 millones de euros en 2016 del programa de intercambio Erasmus + para apoyar proyectos en los Estados miembro que promuevan los valores europeos y sistemas educativos más incluyentes y acaba de lanzar una convocatoria de proyectos a los que destinarán 13 millones de fondos comunitarios para proyectos en línea con los objetivos de la Declaración de París.
En otro informe sobre políticas y prácticas educativas para fomentar la tolerancia, publicado este miércoles, el Ejecutivo comunitario ha hecho una serie de recomendaciones a los Estados miembros y los sistemas educativos nacionales para avanzar en esta área como evitar la segregación y promover la diversidad en las escuelas, desarrollar currículos donde la cultura tenga relevancia y pedagogías responsables con las culturas, promover la educación bilingüe y multilingüe, promover la contratación de profesiones de las comunidades minoritarias y formar al personal educativo en la tolerancia, diversidad e inclusividad, entre otros.
También defiende la necesidad de contar con datos precisos sobre los flujos migratorios dado que los estudios en Europa muestran que se sobredimensiona "enormemente" el número de inmigrantes escolares o de minorías étnicas que hay en los países de la UE, algo que pueda llevar un aumento de miedo y el sentimiento de amenaza.
El Ejecutivo comunitario también defiende en el informe trabajar por su parte con ONG y otros actores para identificar y premiar a escuelas y proyectos que tienen éxito a la hora de promover la tolerancia y el respeto de la diversidad.