Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE amenaza a Israel con tomar más medidas para proteger la viabilidad del Estado palestino

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han reiterado este lunes su posición de que los asentamientos israelíes son "ilegales bajo el Derecho Internacional, constituyen un obstáculo para la paz y amenazan con hacer imposible una solución de dos Estados" y han amenazado a Israel con estudiar "más acciones a fin de proteger la viabilidad de una solución de dos Estados, que está siendo constantemente erosionada por nuevos hechos sobre el terreno".
"La UE continuará a vigilar los desarrollos de cerca sobre el terreno y sus implicaciones más amplias considerará más acciones a fin de proteger la viabilidad de la solución de dos Estados, que está siendo constantemente erosionada por los nuevos hechos sobre el terreno" ante el temor de que Israel construya en la zona conocida como E1 unas 3.000 nuevas viviendas que unirían el asentamiento de Maaleh Adumin a Jerusalén, lo que supondría la división efectiva de Cisjordania, según reza el texto de conclusiones adoptado por los Veintiocho.
Los jefes de la diplomacia europea han instado a Israel a "poner fin a toda la actividad de asentamientos y a desmantelar los puestos de control erigidos desde marzo de 2001, en línea con sus obligaciones previas" y han dejado claro que "las actividades de asentamientos en Jerusalén Este seriamente pone en riesgo la posibilidad de que Jerusalén sirva como la capital futura de ambos Estados".
"La UE reitera su fuerte oposición a la política de asentamientos y acciones de Israel tomadas en este contexto, tales como construir un muro de separación más allá de la línea de 1967, demoliciones y confiscaciones, incluido de proyectos financiados por la UE, desahucios, transferencias forzosas, incluido de beduinos, puestos de control ilegales y restricciones de movimiento y de acceso", han incidido en el texto aprobado.
LA UE NO APLICARÁ ACUERDOS CON ISRAEL A LOS TERRITORIOS OCUPADOS
Los Veintiocho han querido avanzar posibles nuevas medidas contra Israel y se han limitado a dejar claro el compromiso de la UE y sus Estados miembros de garantizar "la aplicación plena y eficaz de la legislación existente de la UE y los acuerdos existentes aplicables a los productos israelíes" y han reiterado su compromiso de garantizar que "todos los acuerdos entre el Estado de Israel y la UE deben indicar inequívoca y explícitamente su inaplicabilidad a los territorios ocupados por Israel en 1967". "Esto no constituye un boicot a Israel, que la UE rechaza firmemente", han insistido con todo los Veintiocho.
Grecia, Bulgaria, Hungría y Chipre han frenado en un primer momento la adopción del texto de conclusiones crítico con Israel, que debía haber sido aprobado sin discusión previa por los ministros de Exteriores, según han explicado fuentes diplomáticas. El texto, filtrado por el portal de noticias 'EUObserverver', no ha sufrido sin embargo grandes cambios finalmente.
El Gobierno israelí de Benjamín Netanyahu reclamó a Grecia, Bulgaria, Chipre, Hungría y República Checa que rechacen el texto de conclusiones de los Veintiocho, según ha informado el diario israelí 'Haaretz'.
Grecia y Hungría rechazaron a finales del año pasado aplicar las directrices aprobadas por la Unión Europea para etiquetar los productos originados en los territorios palestinos ocupados por Israel desde junio de 1967, incluidos los asentamientos en Cisjordania, para evitar que los consumidores del mercado comunitario sean llevados a engaño y que generaron un gran malestar en Israel, según han explicado fuentes diplomáticas.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha defendido que el texto finalmente ha sido adoptado "unánimemente" y ha considerado que se trata de "un buen texto y una buena base común" para promover la implicación de la UE en el proceso de paz en Oriente Próximo, "con las parte sobre el terreno, pero también con los actores internacionales y socios regionales, especialmente los países árabes".
Los Veintiocho han admitido "profunda preocupación" por la última ola de violencia en la región en los últimos meses, han condenado "los ataques terroristas y la violencia de todos los lados" y han dejado claro que "sólo el restablecimiento de un horizonte político y la reanudación del diálogo puede parar la violencia", motivo por el cual han instado a ambas partes a demostrar "con políticas y acciones, un compromiso genuino con la solución de dos Estados", al tiempo que han reiterado que la UE trabajará "activamente" con "todos los actores relevantes, incluidos los socios en el Cuarteto, notablemente Estados Unidos, en la región y en el Consejo de Seguridad de la ONU, para un nuevo enfoque multilateral renovado para el proceso de paz".