Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y Japón defienden sus posiciones en la cuarta ronda de negociaciones para un acuerdo de libre comercio

La Unión Europea y Japón han defendido sus posiciones durante la cuarta ronda de negociaciones para un futuro acuerdo de libre comercio que ha concluido este viernes en Bruselas. El bloque comunitario espera mejorar su economía en hasta un 0,8% de su PIB con este convenio.
El portavoz de Comercio del Ejecutivo comunitario, John Clancy, ha señalado la necesidad de "mantener el ritmo" y dar a las conversaciones un "espíritu de cooperación" que lleve a un acuerdo que "beneficie a los ciudadanos y ayude a crear empleos".
En esta ronda, sin embargo, los negociadores de la UE y de Japón se han centrado en "discutir y explicar" las propuestas de cada lado, según ha informado Bruselas, y se encontrarán de nuevo a finales del mes de marzo.
El objetivo final es contar con pacto comercial "ambicioso" que cubra la recíproca y progresiva liberalización del comercio de bienes, servicios e inversiones y que también abarque las reglas en materia comercial.
Entre las principales preocupaciones para los europeos figura las barreras no tarifarias y una mayor apertura del mercado de licitaciones públicas en Japón, explican fuentes comunitarias.
En las reuniones de esta semana en Bruselas, los negociadores han abordado una amplia serie de cuestiones, desde el acceso a los mercados y los instrumentos de defensa comercial (como medidas antidumping y antisubsidios) hasta las barreras técnicas para el comercio, leyes de competencia y cuestiones de propiedad intelectual.
Según las cifras que ofrece la Comisión Europea, un acuerdo de libre comercio entre las partes se traduciría en un incremento de la economía de la UE equivalente a entre un 0,6 y un 0,8 % de su PIB y aumentaría las exportaciones a Japón en un 32,7 %. Por su parte, el país asiático podría aumentar el volumen de sus exportaciones al mercado comunitario en un 23,5 %.