Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho países de la UE y Noruega acuerdan reforzar su cooperación en el desarrollo de parques eólicos

Ocho países de la UE -Alemania, Bélgica, Francia, Irlanda, Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia_ y Noruega han acordado este lunes reforzar su cooperación para desarrollar la energía eólica en alta mar a fin de contribuir a garantizar un suministro durable, seguro y asequible en los países del mar del Norte.
Los nueve países y la Comisión Europea han firmado una declaración política y un plan de acción para ello en los márgenes de la reunión de los responsables de Energía de la UE en Luxemburgo, aunque otros países podrán sumarse si quieren.
El ministro para Asuntos Económicos holandés, Henk Kamp, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, ha explicado que los países se comprometen a explorar la explotación "responsable" de los recursos energéticos del mar del Norte y ha insistido en el interés de que los países trabajen "juntos" en el desarrollo, construcción y gestión de parques eólicos a la luz del elevado coste pero también por su potencial de innovación.
Entre otros estudiarán "posibles acuerdos sobre contratación y subvenciones" y la conexión a través de cables submarinos a redes de electricidad existentes.
"Trabajando juntos de forma más estrecha a construir, financiar y gestionar infraestructuras de energía eólica podemos reducir el coste de la energía eólica en alta mar. A largo plazo, la cooperación en el mar del Norte puede llevar a más conexiones de electricidad transfronterizas y una mayor integración en el mercado", ha explicado el ministro holandés, que ha insistido en que ello permitirá que la falta de suministro en un país se podrá compensar por el superávit en otro.
El comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, ha subrayado que el impulso en la cooperación al "potencial" de la energía eólica en el mar del Norte "es una prioridad de la Unión Energética" y ha defendido la necesidad de centrarse en el desarrollo de electricidad en una región donde hasta ahora ha primado la exploración de gas y petróleo.
"Ahora ha llegado el momento de centrarse también en la electricidad. Podemos ser ambiciosos porque el mar del Norte tienen todo el potencial del mundo", ha explicado el comisario, que ha recordado el potencial del mar del Norte no sólo para la energía eólica sino también la energía de las olas y maremotriz.
"Por eso creo que el mar del Norte puede convertirse un proyecto insignia para la Unión Energética", ha precisado Cañete, defendiendo el potencial de los países de la región para mejorar las interconexiones de energía y reforzar el comercio y la integración del mercado energético.
Los grupos de trabajo evaluarán ahora "los desafíos legales, normativos, técnicos y financieros", ha precisado el comisario Cañete.
Al igual que Cañete, el vicepresidente de la Comisión responsable de la Unión Energética, Maros Sefcovic, ha subrayado que el acuerdo es "un paso importante" para avanzar en la Unión Energética y cumplir los compromisos asumidos en la cumbre sobre el Clima en París para reducir las emisiones contaminantes. "La cooperación regional estrecha y poner en común los recursos energéticos será esencial para aprovechar el pleno potencial de los recursos del mar del Norte al menor coste", ha concluido.
Los países se comprometen a cooperar en la planificación espacial para optimizar el uso del espacio limitado en el mar del Norte y a buscar enfoques para reducir el impacto medioambiental comunes, en la conexión de las redes de electricidad, a compartir información sobre sus necesidades en infraestructuras para ayudar en la planificación de las inversiones y alinear los sistemas de apoyos, así como la movilización de capital de inversión para proyectos conjuntos y para avanzar en la armonización de las normas y estándares técnicos, a fin de reducir los costes en todo el ciclo de vida de las instalaciones.