Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y la OTAN elevan el nivel de alerta tras los atentados de Bruselas

Juncker contacta con el primer ministro belga y Merkel, Hollande y Rutte
Las instituciones de la Unión Europea y la OTAN han elevado el nivel de alerta en sus sedes y edificios tras los atentados con bomba perpetrados este martes en el aeropuerto de Bruselas y contra una estación de metro situada en pleno barrio europeo en el que habrían muerto al menos once y quince personas respectivamente, según informan los medios locales.
"Nuestros pensamientos están con las víctimas. Vivimos libres, nos mantenemos seguros", han asegurado a través de Twitter Juncker y la vicepresidenta de la Comisión Europea responsable de Presupuesto, Kristalina Georgieva, que han participado en una reunión del centro de situación de crisis en el Ejecutivo comunitario para coordinarse con los servicios de seguridad de la institución y las autoridades belgas tras los atentados.
Juncker ha hablado esta mañana con el primer ministro belga, Charles Michel y con el ministro del Interior belga, Jan Jambon, según ha informado en rueda de prensa su portavoz, Margaritis Schinas.
"Estamos unidos contra el terror y en plena solidaridad con la gente de Bruselas", ha explicado en rueda de prensa el portavoz de Juncker, que ha confirmado que las banderas en los edificios comunitarios se arriarán a media asta en señal de duelo y que el nivel de alerta en los edificios comunitarios se ha elevado de "amarillo a naranja" aunque no al "máximo" en acuerdo con las autoridades belgas.
"Estamos en estrecho contacto con las autoridades belgas", ha precisado el portavoz de Juncker, que ha justificado los contactos por la situación "desafiante" y tras recordar que las autoridades belgas son los principales responsables de la seguridad.
El presidente de la Comisión Europea también ha mantenido sendos contactos tras los atentados en Bruselas con la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro holandés, Mark Rutte, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE y con el presidente francés, François Hollande, aunque su portavoz no ha querido confirmar sobre la posibilidad de que se convoque una cumbre extraordinaria tras los atentados.
Por su parte, Georgieva ha hecho un llamamiento al personal de la Comisión para "quedarse en casa o dentro de los edificios". "Seguimos la situación en Bruselas. Las instituciones de la UE trabajan juntas para garantizar la seguridad del personal y las instalaciones", ha explicado en un tuit.
"La respuesta de la Comisión será calmada y sobria, como requiere la situación", ha explicado el portavoz de Juncker, que ha confirmado que la Comisión ha decidido "aumentar el nivel de alerta de amarillo a naranja" aunque no al nivel "máximo", en acuerdo con las autoridades belgas y las otras instituciones de la UE.
Pero ha rechazado valorar si sienten que los atentados han ido expresamente contra las instituciones por la cercanía del atentado en el metro de Maelbeek, en pleno barrio europeo y para dar sensación de normalidad ha dejado claro que la reunión del Colegio de Comisarios tendrá lugar "como normal, mañana". "Seguimos trabajando con calma y eficazmente. Estamos aquí en el edificio. Nos sentimos seguros y hacemos nuestro trabajo", ha zanjado.
El presidente del Consejo Europeo también ha dicho estar "horrorizado" por los ataques en el aeropuerto de Zaventem y en el distrito europeo de Bruselas, que ha recordado se "han cobrado la vida de varios inocentes y han herido a muchos otros" y ha trasladado su "sincera empatía" con las familias y amigos de las víctimas.
"Las instituciones europeas son acogidas por Bruselas gracias a la generosidad del Gobierno de Bélgica y su pueblo. La Unión Europea devuelve esta solidaridad ahora y cumplirá su papel de ayudar a Bruselas, Bélgica y Europa en su conjunto a contrarrestar la amenaza terrorista a la que todos nos enfrentamos", ha dicho Tusk, que ha denunciado estos atentados terroristas "al servicio del odio y la violencia".
Fuentes del Consejo de la UE también han confirmado también que se ha activado el mecanismo de crisis y se ha elevado el nivel de alerta a naranja en su edificio. Asimismo, se han cancelado todas las reuniones previstas por la mañana en el Consejo y se ha aconsejado al personal que se quede en casa o dentro de los edificios. También se han anulado "muchas" reuniones en el Parlamento Europeo en Bruselas y se han reforzado los controles de acceso, además de cerrar las zonas de visitantes, como el Parlamentarium, según fuentes de la institución.
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también se ha mostrado "profundamente entristecido por los ataques" en Bruselas esta mañana y por el "trágico" y "pesado" balance de víctimas y ha dicho que sus pensamientos "van para aquellos que han perdido a sus seres queridos y todos los afectados y con el pueblo de Bélgica" y ha confirmado que en la sede de la OTAN también han decidido "aumentar el nivel de alerta". En concreto, de Bravo a Charlie, aunque todavía no en el nivel máximo de Delta, según fuentes aliadas.
"Permanecemos vigilante y continuamos vigilando la situación muy de cerca", ha asegurado el secretario general aliado en un comunicado.
"Todos estamos juntos con nuestro aliado Bélgica en este día oscuro", ha asegurado el exprimer ministro noruego, que ha calificado de "cobarde" los ataques en Bruselas. "Un ataque contra nuestro valores y nuestras sociedades abiertas. El terrorismo no derrotará la democracia ni se llevará nuestras libertades", ha zanjado.