Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE cancela cena previa a cumbre con Putin para mostrar su "malestar" por desacuerdos sobre Ucrania y DDHH

La Unión Europea ha planteado al presidente ruso, Vladimir Putin, cancelar la cena previa a la cumbre bilateral entre la UE y Rusia que acogerá Bruselas el próximo 28 de enero para manifestar el "malestar" de la parte europea a la falta de acuerdo entre ambas partes en asuntos como la crisis en Ucrania y la situación de los Derechos Humanos en Rusia, según ha explicado una fuente diplomática.
"Ha sido una petición europea y Putin la ha aceptado", ha confirmado la fuente diplomática europea consultada, que ha precisado que se trata por un lado de dejar claro que "las cosas no siguen como hasta ahora".
"Esta no será una cumbre de grandes acuerdos. Esta cumbre es para limpiar el aire, discutir las dificultades, incluido Ucrania, (el incumplimiento de Rusia de las normas de) la Organización Mundial del Comercio y la situación de los Derechos Humanos (en Rusia) y cómo encontramos maneras de trabajar juntos", ha explicado la fuente.
"Queremos tener una discusión real sobre dónde vamos en el futuro de nuestras relaciones. Queremos mantener buenas relaciones, pero hay cosas inaceptables como la presión a Ucrania y el incumplimiento de los compromisos con la Organización Mundial del Comercio", ha precisado, insistiendo en el interés de ambas partes en cooperar como "socios estratégicos".
Además, la UE también ha planteado un formato más reducido de cumbre, sin la participación de tantos ministros y comisarios en paralelo, para dar a los líderes de ambas partes la oportunidad de mantener "una discusión real y franca" y en un marco "más informal" sobre el futuro de sus relaciones a la luz del estancamiento desde hace años de las negociaciones para firmar un nuevo acuerdo bilateral entre las partes y las nuevas dificultades por las que atraviesan las relaciones bilaterales.
El Gobierno ucraniano rechazó a finales de noviembre pasado firmar un acuerdo de asociación y de libre comercio con la UE por presión de Rusia y posteriormente firmó con acuerdo con Moscú para reducir el precio de su factura de gas ruso y que le comprara deuda soberana.
La UE ha tachado de "inaceptable" esta presión y ha dejado claro en todo caso que los acuerdos de asociación y de libre comercio que ofrece a las exrepúblicas soviéticas del este de Europa que participan en la Asociación Oriental como forma de acercarles al bloque no son compatibles con la entrada en la Unión Aduanera Euroasiática, que encabeza Rusia con Bielorrusia y Kazajistán, iniciativa que también abordarán en la cumbre, así como asuntos de la agenda internacional como Irán y Siria.
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, representarán a la UE en la cumbre, acompañados de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, mientras que el presidente, Vladimir Putin, encabezará la delegación rusa.