Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE avisa a Rusia de que el cumplimiento de Minsk sigue siendo clave para cambiar su política de sanciones

Mogherini dice que no habrá prórroga automática de sanciones económicas a Rusia
Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han reiterado este lunes "la plena aplicación de los acuerdos de Minsk como elemento clave para cualquier cambio sustancial" en la política de sanciones europeas contra Rusia, el primer punto de los cinco que han acordado los Veintiocho este lunes para guiar las relaciones bilaterales.
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha dejado claro no obstante que no habrá una prórroga automática de las sanciones económicas de la UE a Rusia, que fueron prorrogadas en diciembre hasta finales de julio, preguntada por la petición de varios países que reclaman que no haya una revocación automática.
"Nunca hay una prolongación técnica (automática) de las sanciones. Cualquier discusión sobre la prórroga de sanciones es política", ha recalcado la jefa de la diplomacia europea en la rueda de prensa final al término de la reunión de los Veintiocho en la que han abordado las relaciones con Rusia. "No ha sido una discusión difícil", ha asegurado la italiana, que ha subrayado la unidad del bloque.
La jefa de la diplomacia europea ha explicado que la decisión de prorrogar las sanciones "se puede tomar a diferentes niveles", ya sea a nivel de jefes de Estado y de Gobierno, de ministros de Exteriores o a nivel de embajadores. "Pero siempre hay una discusión política" que le precede, ha zanjado, insistiendo en que se volverá a esta cuestión "antes" de que las sanciones económicas expiren a finales de junio.
El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, cuyo país ha sido uno de los más reacios al principio a las sanciones contra Moscú, ha explicado que "el problema de la prolongación de las sanciones se discutirán en mayo, junio" en "base a una evaluación, que harán sobre todo Francia y Alemania del estado de cumplimiento de Minsk" y ha dejado claro que "las sanciones son un instrumento para hacer presión en este momento" porque el acuerdo no se ha cumplido en su totalidad.
Los Veintiocho han acordado por "unanimidad" cinco principios vectores que guiarán las relaciones con Rusia, en primer lugar "la plena aplicación de los acuerdos de Minsk como elemento clave para cualquier cambio sustancial" en las relaciones.
CONDENA POR LA ANEXIÓN DE CRIMEA
"Hemos reiterado nuestra fuerte posición común de no reconocimiento de la anexión de Crimea" en vísperas del segundo aniversario de la misma, el 18 de marzo, ha explicado Mogherini.
El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, ha dejado claro que "España condena y sigue condenando" la "invasión" de Crimea, en línea con su defensa del "principios de integridad territorial" y ha reiterado la "condena" y "repudio" a "cualquier declaración unilateral de independencia", aunque también ha condenado "los ataques vandálicos de los que ha sido objeto la embajada de Rusia en Kiev".
Los otros principios que han pactado los Veintiocho para guiar las relaciones con Rusia han sido "reforzar las relaciones con los socios del Este, especialmente en Asia Central" y "reforzar la capacidad de resistencia interna europea, en particular de cara a la seguridad energética, las amenazas híbridas y la comunicación estratégica", ha explicado Mogherini.
En cuarto lugar, la necesidad de promover "una implicación selectiva" con Rusia en cuestiones de Política Exteriores como Siria, Irán y el proceso de paz en Oriente Próximo, pero también sobre Corea del Norte, en materia de inmigración, lucha antiterrorista o cambio climático y "otras áreas donde hay un claro interés de la UE" y, en último lugar, "la voluntad de implicarse cada vez más con la sociedad civil" e "invertir en los contactos interpersonales", especialmente con los jóvenes.