Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE pide a Turquía un mejor control de su frontera y Ankara denuncia el "retraso" de la ayuda

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha avisado este lunes al Gobierno turco de que necesita controlar "mejor" sus fronteras mientras que el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha reprochado que el "retraso" en la ayuda europea de 3.000 millones de euros prometida a Ankara está perjudicando a los refugiados sirios.
"Tenemos que apoyar mejor a Turquía en el trabajo increíble que está haciendo para acoger y proteger a un enorme número de refugiados y la gestión de los flujos se tiene que hacer mejor por parte turca", ha dicho la jefa de la diplomacia europea en rueda de prensa conjunta en Ankara con el titular de Exteriores turco, así como el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, y el ministro de Asuntos Europeos turco, Volkan Bozkir, en el marco de la reunión del Diálogo Político de alto nivel bilateral entre la UE y Turquía.
Mogherini ha insistido en que para la UE "el punto clave" es que el acuerdo sellado por ambas partes a finales de noviembre para atajar la crisis de refugiados "sea plenamente aplicado".
La jefa de la diplomacia europea ha confiado en que la cantidad de 3.000 millones de euros "que fue decidida, estará ahí en un periodo de tiempo muy razonable" y ha dejado claro que "no es la paga para Turquía" sino para invertir en proyecto para apoyar a los refugiados sirios que acoge el país, preguntados por el bloqueo de Italia para llegar a un acuerdo sobre la ayuda prometida, que no obstante los Estados miembros condicionaron a una reducción del flujo de refugiados e inmigrantes a Europa.
El titular de Exteriores turco ha admitido que no se toma "personal" el "retraso" en la llegada de la ayuda prometida por la UE pero ha avisado de que "cualquier retraso en este dinero está afectando a la vida diaria y los estándares de vida" de los refugiados, especialmente en las áreas de salud y educación.
"Los Estados miembro de la UE están observando muy de cerca si los números de inmigrantes irregulares se reducen debido a las acciones turcas y de donde vienen estos inmigrantes", ha agregado el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, que ha admitido que la nacionalidad de los refugiaos "ha cambiado", precisando que "los sirios son ahora el 40% o menos del total de número de refugiados".
"No tenemos tiempo que perder", ha avisado, si bien ha elogiado la adopción de la ley turca que permite a los refugiados trabajar en Turquía, "un paso importante y significativo".