Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE anuncia una nueva reunión de alto nivel con Turquía el 25 de julio en Bruselas

La Unión Europea y Turquía mantendrán una nueva reunión de alto nivel de Diálogo Político el próximo 25 de julio en Bruselas, a pesar de la creciente tensión entre ambas partes por la purga de las autoridades turcas tras el golpe de Estado fallido de hace un año y el estancamiento en las negociaciones de adhesión.
"Un Diálogo Político de Alto Nivel tendrá lugar en Bruselas el 25 de julio en el que representantes de la UE y de Turquía discutirán áreas de interés común y los desafíos comunes", han anunciado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, en un comunicado conjunto en vísperas del fallido Golpe militar de hace un año en Turquía.
Ambos han reiterado la condena de la UE a la intentona golpista que se cobró la vida de "cientos civiles inocentes y dejó más de 2.000 personas heridas" pero han dejado claro que "el respeto de los Derechos Humanos, las libertades fundamentales y el Estado de Derecho son principios esenciales de la Unión Europea", que "Turquía ha suscrito" como "país candidato y como miembro del Consejo de Europa".
"Turquía tiene el derecho de llevar a responsables individuales de este intento de golpe ante la justicia en conformidad estricta con el Estado de Derecho y la independencia de la justicia", han remachado.
Ambos han insistido en que "la implicación de la UE con Turquía" y han insistido en que está "lista y dispuesta a seguir trabajando con una Turquía democrática, estable y económicamente vibrante".
Las relaciones entre la UE y Turquía se han deteriorado enormemente a raíz de la represión de las autoridades turcas contra la población civil en respuesta al golpe de Estado frustrado -saldado con 50.000 detenidos y 150.000 funcionarios despedidos, incluidos militares, policías, jueces, fiscales y profesores, por sus presuntos vínculos con el influyente clérigo, Fetulá Gulen, al que Ankara responsabiliza de la intentona golpista y su reforma constitucional posterior aprobada en referéndum, que otorgará plenos poderes al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.
Erdogan aseguró esta semana que si finalmente la Unión Europea rechaza la candidatura del país para formar parte de la organización regional será "reconfortante", al tiempo que ha aclarado que no causará ningún trastorno a Turquía.
La UE ha evitado romper las negociaciones de adhesión con Ankara y le ha instado a aclarar si aspira seguir formando parte del bloque tras recordar que la reintroducción de la pena de muerte en el país constituye "una línea roja" y admitir preocupación por la reforma constitucional.