Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El apoyo de la UE a la paz debe centrarse en la financiación de los acuerdos, según un jurista del proceso

Europa está "a la zaga" y "el problema es la diplomacia española", opina el asesor de las FARC en la mesa de negociaciones
Los recursos que la Unión Europea ponga a disposición para apoyar el proceso de paz en Colombia tras la firma del acuerdo deberían centrarse en garantizar la financiación de los acuerdos alcanzados, según ha afirmado este miércoles el asesor jurídico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la mesa de negociaciones, Enrique Santiago.
"Lo que tiene ahora que hacer la UE es ayudar, sobre todo, a la implementación de los acuerdos de paz", ha señalado el abogado, que asesora a las FARC en las conversaciones a propuesta de Noruega, que a su vez actúa como país garante, en un desayuno informativo, en el que también ha destacado que la creación de un fondo fiduciario sigue esta línea.
"La UE debería garantizar que los recursos que ponga a disposición del postconflicto van a financiar los acuerdos alcanzados", ha añadido Santiago, que confía en poder concluir las negociaciones para la paz durante el primer semestre del año.
En este sentido, ha advertido de que la financiación de los acuerdos alcanzados plantea "una serie de problemas" y ha recordado que Naciones Unidas ha alertado sobre los peligros de una "tremenda agresión medioambiental y a la biodiversidad".
El asesor de las FARC en las negociaciones ha citado algunas de las cuestiones que necesitarán de una importante financiación una vez se cierre el acuerdo. Entre ellas, ha subrayado el programa de sustitución de cultivos ilícitos, que a su parecer "no puede llevarse adelante" sin apoyo económico, no tanto por las ayudas monetarias a los campesinos, sino por la "gran" inversión necesaria para conectar esas regiones con las redes de comunicación del país.
REFORMA AGRARIA
En cuanto a la reforma agraria, el jurista ha reconocido que será "imposible" recuperar las hectáreas usurpadas a seis millones de campesinos, dado que muchos propietarios han obtenido títulos jurídicos. Por ello, ha apuntado, se requerirán inversiones con el objetivo de garantizar tierras equivalentes a estos campesinos, en proyectos de infraestructuras, de comercialización o para facilitar zonas de regadíos.
Por último, en relación a los programas de reparación de las víctimas, Santiago ha señalado que la UE puede cumplir un "papel importante" en relación al programa de retorno de colombianos en el exilio.
En esta línea, Santiago ha explicado que otros proyectos similares de retorno en otros países "sólo han funcionado cuando los países de acogida se han implicado en la financiación" de los programas.
"No va a querer nadie retornar si no existen una mínimas condiciones de acogida (...) O hay asistencia económica de los países de acogida o no va a haber retorno de refugiados y exiliados", ha manifestado el abogado, que ha cifrando en medio millón los colombianos desplazados a terceros países como consecuencia del conflicto.
EUROPA, "A LA ZAGA DE LAS NEGOCIACIONES"
En cualquier caso, Santiago ha afirmado que Europa "está tremendamente a la zaga en estas negociaciones" y ha apuntado que "el problema es de la diplomacia española" puesto que no ha tenido "ningún papel en el proceso de paz".
Así, ha remarcado que durante los tres intentos anteriores para cerrar una acuerdo de paz España "jugó un papel de primera línea", por lo que ha criticado un "retroceso muy importante de las posiciones diplomáticas españolas en Colombia".
"Creo que ha sido por una política muy errónea con respecto a Colombia durante el mandato del presidente Uribe", ha opinado, al mismo tiempo que ha asegurado que esto "ha limitado seriamente la capacidad de interlocución con ambas partes", por parte de España.