Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE condena ataque a campamento de refugiados iraníes y pide que responsables rindan cuentas

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha condenado "en los términos más firmes" el ataque perpetrado contra el campamento de refugiados iraníes de Ashraf en Irak y ha dejado claro que "las circunstancias" de este "incidente brutal" deben "clarificarse" para que los "responsables" rindan cuentas "plenamente" por ello.
Al menos 19 personas han muerto y otras 30 han resultado heridas este domingo en un ataque de las fuerzas de seguridad iraquíes contra el campamento de refugiados iraníes de Ashraf, según confirmaron fuentes oficiales y del interior del campo a la agencia nacional de noticias iraquí NINA.
La jefa de la diplomacia europea ha saludado "la decisión del Gobierno de Irak de abrir una investigación" pero ha apoyado la decisión de la misión de la ONU de llevar a cabo dentro de su mandato humanitario "una evaluación independiente y transparente" del "acontecimiento trágico" en el que han muerto "numerosos" residentes y ha instado "a todas las partes y particularmente al Gobierno de Irak a facilitar" sus esfuerzos de recogida de datos para esclarecer los hechos.
Ashton ha instado además al Ejecutivo de Bagdad a "garantizar que los residentes del campamento son protegidos frente a cualquier violencia ulterior y que los heridos obtengan toda la asistencia médica necesaria", al tiempo que ha trasladado sus "sinceras condolencias" a las familias de las víctimas y ha deseado "una pronta recuperación" a los heridos. También ha subrayado el compromiso de la UE de encontrar "una solución pacífica" a la situación del campamento.
Los más de 3.200 refugiados que vivían en Ashraf fueron realojados el año pasado en la antigua base estadounidense de Camp Liberty, también cercana a la capital, pero muchos de ellos decidieron regresar dadas las pésimas condiciones de vida de su nuevo destino.