Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los países de la UE discuten este viernes opciones para desplegar una "posible" misión militar

Los países de la Unión Europea discuten este viernes a nivel de embajadores opciones para desplegar "a corto plazo" una "posible" misión militar en República Centroafricana para contribuir a apoyar la estabilización en el país africano y proteger a la población y que podría contar con "entre 700 hasta mil" efectivos", según han avanzado fuentes diplomáticas.
El Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige Catherine Ashton presentará este viernes a los embajadores de los Veintiocho ante el Comité Político y de Seguridad de la UE encargado de seguir las misiones "dos opciones" para lanzar "una posible" operación militar.
La fuerza militar de la UE se desplegaría "rápidamente" en el país africano "empezando por el aeropuerto de Bangui y establecería una base logística firme" en la capital a fin de ofrecer "en una zona seleccionada" garantías y protección para la población y "posiblemente" instalaciones humanitarias "si solicitado", han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas.
La primera opción propuesta es que la fuerza europea establezca unidades en ciudades seleccionadas en el oeste del país y haga actividades de patrulla, opción que "podría incluir la seguridad del corredor oeste" entre Garroua Boulay, Bouar y Bangui, según las fuentes diplomáticas consultadas.
La segunda opción pasa por concentrar la actividad de la fuerza europea en la zona de Bangui en estrecha cooperación con otras fuerzas internacionales y "podría incluir" asumir la seguridad de la zona del aeropuerto de las fuerzas francesas.
El objetivo "final" de la misión europea sería asegurar el "éxito" en el relevo de las tareas de seguridad de la misión dirigida por las fuerzas africanas MISCA o una futura misión de mantenimiento de la paz de la ONU y tendría una duración de entre "cuatro y seis meses" si ejerce como puente hasta el despliegue de una fuerza "capaz" de MISCA o "del orden de doce meses" si se trata de que ejerza de puente hasta una misión de seguimiento de la ONU, según han precisado fuentes diplomáticas.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE respaldaron en la cumbre del 19 y 20 de diciembre la "crucial" intervención militar francesa en el país africano donde ya tiene 1.600 militares con el aval de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 2127 en apoyo de las fuerzas africanas para "contribuir a restaurar la seguridad" y confirmaron "la disposición de la UE a examinar el recurso a los instrumentos pertinentes a fin de contribuir a los esfuerzos en curso para estabilizar el país, inclusive al amparo de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD), tanto en la vertiente militar como en la civil".
Para ello, invitaron a Ashton a presentar "una propuesta en este sentido" con vistas a tomar "una decisión" en la reunión de los ministros de Exteriores de la UE del 20 de enero, tal y como reclamó Francia, que ha pedido más apoyo militar al resto de socios europeos.
Las tropas francesas y africanas desplegadas en el país han tratado de poner fin a la violencia entre los antiguos rebeldes de Séléka, principalmente musulmanes que se hicieron con el poder en marzo, y las milicias de autodefensa cristianas 'anti-balaka'. Más de un millar de personas murieron en enfrentamientos en diciembre. El golpe de Séléka desencadenó una ola de saqueos, violaciones y masacres por sus combatientes que degeneraron en enfrentamientos con las milicias cristianas.