Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE da el primer paso para lanzar una misión para entrenar al Ejército de República Centroafricana

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han dado el primer paso este lunes de cara a lanzar una misión militar para entrenar a las fuerzas armadas de República Centroafricana, que contará con "menos de 200" instructores europeos, según han avanzado fuentes diplomáticas.
Los Veintiocho han aprobado el concepto de gestión de crisis, el primer paso de cara a lanzar "una misión militar" de la Política de Seguridad y Defensa Común (PSDC) de la UE para entrenar a las fuerzas armadas de República Centroafricana, bautizada EUTM RCA, con "una duración inicial de dos años" y basada en Bangui, como la actual misión de asesoramiento a la reforma del sector de la defensa del país, EUMAM RCA, según el texto de conclusiones que han aprobado los Veintiocho sobre el país centroafricano.
"Esta misión de la PSCD contribuirá a dar al Gobierno centroafricano el consejo de expertos, formación y entrenamiento operativo en el marco general de la reforma del sector de la seguridad en RCA", han precisado los Veintiocho, dejando claro que el objetivo es contribuir a "la transformación de las fuerzas armadas de RCA en una fuerza armada profesional, democráticamente responsable y representativa" de la nación.
Ahora, el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) avanzará con "los trabajos de planificación operativa" de la misión, con vistas a su despliegue tras el visto bueno de los Veintiocho, "antes del final del mandato de EUMAN RCA", que expira el 15 de marzo de 2016 y lleva un año sobre el terreno.
Esta misión de asesoramiento, cuyo objetivo es apoyar la reforma de las fuerzas armadas en el país, se desplegó tras la primera misión militar que desplegaron los Veintiocho en Bangui durante nueve meses, entre abril de 2014 y marzo de 2015, para contribuir a la seguridad del aeropuerto internacional y la protección en dos distritos violentos por los enfrentamientos étnicos hasta la llegada de la misión de la ONU sobre el terreno.
Los Veintiocho también han reclamado encontrar "soluciones de financiación" para cubrir "los equipos" necesarios para la formación y entrenamiento de las fuerzas centroafricanas y han subrayado "la importancia de una coordinación estrecha con los socios", incluida la ONU para complementar los esfuerzos para "restablecer la estabilidad" en República Centroafricana.
Los ministros de Exteriores de la UE han dejado claro que el país "acaba de franquear una nueva etapa decisiva" en el proceso de transición política con la celebración de elecciones presidenciales pacíficas y han felicitado al candidato ganador Faustin-Archange Touadéra, al tiempo que han elogiado a su contrincante Anicet Dologuélé, por su actitud responsable al reconocer los resultados.
"La UE pide a todas las partes implicadas que reconozcan la legitimidad de las autoridades que salgan de las elecciones", han reclamado, al tiempo que han recordado que la organización de la segunda vuelta de las elecciones legislativas en el plazo previsto será "una paso decisivo para alcanzar la transición en el país" y que el nuevo Gobierno se enfrentará a "numerosos desafíos" como la reconciliación nacional, la reconstrucción del país, el desarme de las milicias, la consolidación del Estado, la reforma del sector de la seguridad y la lucha contra la impunidad y garantizar la justicia transicional, además de procurar los servicios básicos a la población y relanzar la economía del país y la vuelta de los refugiados a sus comunidades.
También han reclamado la necesidad de que la comunidad internacional responda a la urgencia humanitaria en República Centroafricana y de mantener la movilización a largo plazo para ayudar al país a salir de la crisis. "La UE está dispuesta a jugar un papel activo en esta movilización apoyando la organización de una conferencia internacional, que podría celebrarse en Bruselas", han concluido.