Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE establece una célula para garantizar cooperación "efectiva" con la OTAN contra las mafias

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha informado al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, de la decisión de "establecer una célula de la UE para facilitar mecanismos de coordinación clara con la OTAN a todos los niveles" después de que la Alianza Atlántica acordara este jueves enviar tres buques de combate al mar Egeo a petición de Alemania, Grecia y Turquía "para contribuir a combatir el tráfico ilegal".
Ambos se han reunido en los márgenes de la Conferencia de Seguridad en Munich para discutir "la coordinación entre la UE y la OTAN tras la respuesta reciente de la OTAN a la petición conjunta de Alemania, Grecia y Turquía de contribuir a combatir el tráfico ilegal en el mar Egeo", ha informado el Servicio Europeo de Acción Exterior en un comunicado.
Mogherini ha informado al secretario general aliado de la célula europea y le ha trasladado que "la UE está lista para compartir con la OTAN la experiencia que ha cosechado a través de la operación EUNAVFOR Med Sophia", la misión naval que la UE desplegó en 2014 en el Mediterráneo central para atajar el tráfico de inmigrantes.
La misión comenzó su fase operativa en octubre pasado en aguas internacionales, aunque la Unión Europea confía en recibir el visto bueno de la ONU para poder ir contra los traficantes en aguas libias, aunque la presión migratoria desde Libia ha caído ligeramente.
"Los contactos operativos apropiados serán establecidos", ha informado el Servicio Europeo de Acción Exterior en la nota tras el encuentro, en el que Mogherini y Stoltenberg se han mostrado de acuerdo en que "el intercambio de información y la coordinación con Frontex también será esencial", en alusión a la agencia europea de control de fronteras europea y han acordado mantener en contacto "regular y estrecho".
Stoltenberg ha asegurado este viernes que la OTAN ayudará a la Unión Europea y a Turquía y Grecia a afrontar "mejor" la crisis de refugiados y de inmigrantes pero no devolverá a embarcaciones que aviste en el mar Egeo, adonde ha enviado tres buques de guerra para labores de vigilancia de Turquía, Alemania y Canadá, aunque se espera que otros países envíen más barcos en el futuro próximo.
"Esto no va de devolver de vuelta a las embarcaciones, va de que la OTAN ayude a nuestros aliados, Grecia, Turquía y la Unión Europea a afrontar mejor la crisis de refugiados y de inmigrantes", ha explicado en declaraciones a la prensa en los márgenes de la Conferencia de Seguridad de Múnich.
"Y lo haremos aportando información crítica, vigilancia, monitorizando, para que podamos coordinar mejor los esfuerzos", ha subrayado Stoltenberg tras recordar que los aliados acordaron este jueves "asistir" en "la mayor crisis humanitaria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial" como es la actual crisis de refugiados y enviar a tres buques actualmente en el Mediterráneo Occidental al Egeo.
Stoltenberg rechazó especular este jueves si la OTAN podrá ir más allá de la mera vigilancia en el futuro, preguntado por esta posibilidad. "Evaluaremos si debemos hacer más", ha explicado, tras recordar que las autoridades militares aliadas todavía deben ultimar "los detalles" de la contribución aliada y detalles como la cooperación con la UE y Frontex.
Turquía se ha comprometido a acoger a los inmigrantes rescatados por buques de la OTAN, que también acordó este jueves reforzar las capacidades de vigilancia, reconocimiento e inteligencia en la frontera turco-siria, donde miles de refugiados sirios siguen bloqueados a pesar del compromiso de Ankara de dejarles entrar. La UE ha instado a Ankara a abrir su frontera.
Frontex lanzó en diciembre de 2015 la operación Poseidón para asistir a Grecia a reforzar la vigilancia de sus fronteras y mejorar su capacidad de identificar y registrar a los refugiados e inmigrantes y de hecho reforzó su presencia en las fronteras marítimas entre Turquía y las islas griegas ante el aumento de la presión migratoria.