Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE examina con Turquía cerrar el paso también a los demandantes de asilo sirios

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea examinan este lunes con Ankara cerrar el paso en la frontera de este país con Grecia también a los demandantes de asilo sirios, con el objetivo de examinar caso por caso y aceptar o rechazar su reubicación dentro de la UE "desde Turquía".
La idea ha sido diseñada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la canciller alemana, Angela Merkel, pero no ha sido aún presentada al resto de socios, según han indicado a Europa Press fuentes consultadas.
El objetivo es poder devolver a las autoridades turcas a todos los inmigrantes que traten de entrar a la UE a través de Grecia, independientemente de si se trata de inmigrantes irregulares o demandantes de protección internacional, para tramitar los expedientes caso por caso desde Turquía.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, participa en una cumbre con los líderes europeos en Bruselas para tratar de avanzar en una solución a la crisis de refugiados, incluido un compromiso de Ankara para aceptar la devolución de inmigrantes "económicos".
La nueva propuesta de Jucnker y Merkel daría un paso más al incluir en el trato a todos las personas procedentes de Siria, pese a ser un país en guerra.
Para que la devolución de un demandante de asilo a un tercer país sea compatible con el derecho internacional, es necesario que este país, Turquía en este caso, sea considerado como 'país seguro'. Se trata de una noción que "no existe como posibilidad" a nivel de la UE, pero que sí se da a nivel bilateral en el caso de las relaciones entre Grecia y Turquía.
A cambio, la Unión Europea se comprometería a reubicar en su territorio a tantos demandantes de asilo desde Turquía como solicitantes de protección internacional sean rechazados en la frontera griega.
Con ello, Bruselas aboga por difuminar la división entre el programa europeo de reubicación de refugiados desde Grecia e Italia, que no está dando los resultados esperados y al que se resisten varios Estados miembros, y el plan para realojar desde terceros países a 20.000 refugiados al que nadie se opone en la UE.