Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE destina 95 millones de euros para 16 proyectos energéticos en nueve países africanos

Bruselas destinará en próximos siete años más de 2.000 millones de euros para apoyar la energía en África
La Unión Europea destinará 95 millones de euros en subvenciones para 16 proyectos en nueve países africanos para promover el acceso a la energía en zonas rurales para dos millones de personas y cuyo coste total asciende a más de 155 millones de euros, ha anunciado el comisario de Desarrollo comunitario, Andris Piebalgs.
Los países que se benefician de la iniciativa son Madagascar, Burkina Faso, Senegal, Camerún, Liberia, Tanzania, Sierra Leona, Eritrea y Ruanda. Los proyectos forman parte del nuevo programa innovador comunitario para contribuir al acceso a electricidad.
La Comisión Europea contempla promover otras 40 propuestas que ha recibido aunque no han sido seleccionadas todavía, con lo que el número de países y población beneficiada podría aumentar.
En los próximos siete años, el Ejecutivo comunitario contempla destinar más de 2.000 millones de euros para apoyar la energía en África, que confía en que generen a su vez inversiones por valor de más de 10.000 millones en infraestructura energética que permita a empresas, escuelas, hogares y hospitales contar con la electricidad necesaria para funcionar.
"La energía es fundamental para todo área de desarrollo, desde la creación de empleos al impuesto al crecimiento, para mejorar el sistema de salud y permitir que la gente cocine de forma segura", ha defendido el comisario, que ha lamentado que a pesar de este hecho "demasiado frecuente, a la gente en zonas rurales se les deja atrás".
"Un alarmante 84 por ciento de aquellos sin acceso a energía viven en el campo. Necesitamos garantizar que nuestro trabajo apoya a todo el mundo, con independencia de donde viven", ha insistido.
Alrededor de 1,3 millones de personas no tienen acceso a electricidad en todo el mundo y hasta 1.0000 millones más sólo tienen acceso a redes poco fiables, mientras que más de 2.600 millones de personas dependen de combustibles fósiles como el carbón para cocinar y calentarse.