Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE abrirá una oficina de ayuda humanitaria en Damasco con el visto bueno del régimen

La Unión Europea abrirá una oficina humanitaria en Damasco con el visto bueno del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, para ayudar en las tareas del reparto de la asistencia sobre el terreno, ha anunciado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.
"Si queremos desempeñar un enorme papel en la entrega de la ayuda sobre el terreno tenemos que estar presentes sobre el terreno", ha justificado en rueda de prensa la jefa de la diplomacia europea tras la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, en la que han abordado la para poner en marcha el acuerdo anunciado por Estados Unidos y Rusia en Munich la semana pasada para facilitar la entrega de ayuda humanitaria en las localidades sitiadas en Siria y un alto el fuego para relanzar las discusiones auspiciadas por la ONU para tratar de llegar a una solución política.
Mogherini ha defendido la utilidad de abrir una oficina europea para facilitar las tareas de entrega de la ayuda humanitaria europea en Damasco, algo en que han estado trabajando "en los últimos meses en silencio con el régimen", que ha dado su visto bueno a su apertura.
"Si hay un acuerdo sobre esto", ha confirmado la alta representante, que ha dejado claro que no se puede esperar que la UE abra una oficina de estas características "sin el acuerdo" del régimen sirio. "Estará operativa en las próximas semanas", ha dicho, al tiempo que ha admitido que la UE también ha consultado con Teherán "en las últimas semanas" este paso.
La jefa de la diplomacia europea ha avanzado que Irán de hecho está interesado en que haya "coordinación, sobre todo respecto a la entrega de la ayuda humanitaria" sobre el terreno. "Y espero que esta voluntad política pueda ser confirmada en los hechos concretos en los próximos días", ha recalcado, avanzando que abordará la situación en Siria en la cena que mantendrá este lunes con el ministro de Exteriores iraní, Momahed Javad Zarif, además de las relaciones bilaterales tras el acuerdo nuclear de cara a la visita que realizará con otros vicepresidentes de la Comisión y comisarios a Teherán próximamente y "otros puntos que no son fáciles" como los Derechos Humanos.
Mogherini ha dejado claro que el atentado aéreo contra un hospital apoyado por Médicos sin Fronteras en la provincia de Idlib, que se ha cobrado la vida de al menos siete personas y que la ONG ha atribuido a las fuerzas del régimen de Damasco o rusas es "completamente inaceptable" y seguirán "presionando a todas las partes para que respeten los principios básicos del derecho humanitario y se centren en la protección de los civiles".
La jefa de la diplomacia europea ha vuelto a todas las partes a cumplir el acuerdo humanitario y para poner en marcha un alto el fuego pactado en Munich, un acuerdo que han aceptado "todos", "incluido Turquía e incluido Rusia por otro lado", al tiempo que han dejado claro que el acuerdo implica el cese de todos los ataques que no van dirigidos contra el Estado Islámico o Al Nusra, la filial de Al Qaeda. "Punto", ha zanjado, preguntada por la continuación de los ataques turcos contra las fuerzas kurdas o los ataques rusos contra la oposición.
"Si no damos pasos coherentes con dichas negociaciones, la guerra en Siria no acabará", ha advertido, insistiendo en el convencimiento de "todos" en Europa de que "no hay solución militar a esta guerra".
"Claramente nos estamos enfrentando a retrocesos", ha admitido, si bien ha dejado claro que hay que seguir en la línea de lo acordado en Munich. "Probablemente seguiremos enfrentando algunos retrocesos, pero no es motivo para cambiar la política", ha zanjado, recordando que la necesidad de que haya una "mayor coordinación" entre las diferentes fuerzas sobre el terreno en el plano militar, político y humanitario es un trabajo "difícil, que está actualmente en marcha".