Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE admite "gran preocupación" por impacto de la crisis siria en Líbano y condena violencia en Arsal

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha manifestado su "profunda preocupación por los graves desafíos de seguridad, políticos, económicos y sociales en Líbano como resultado del conflicto en Siria" y ha condenado "enérgicamente" el asalto de grupos extremistas violentos contra las fuerzas de seguridad libanesas en la zona de Arsal, en el este del país.
"Apoyamos plenamente a las Fuerzas Armadas Libanesas a la hora de defender su país y población y celebramos la determinación de los líderes políticos libaneses de poner fin al terrorismo y extremismo violento", ha manifestado en un comunicado su portavoz.
"Los enfrentamientos ya han provocado la muerte, heridas y secuestro de un número elevado de soldados libaneses, así como de residentes y refugiados de Arsal", ha subrayado Ashton, que ha reclamado la liberación "inmediata" de los secuestrados, al tiempo que ha trasladado sus condolencias a las familias de las víctimas.
La jefa de la diplomacia europea ha asegurado que "en estos momentos difíciles, Líbano necesita instituciones de Estado eficaces y legítimas" y ha instado a todos los libaneses y a la comunidad internacional a apoyar a las autoridades y sus fuerzas de seguridad para "preservar la paz y la estabilidad en el país".
"La UE sigue comprometida con la integridad territorial, soberanía, independencia, unidad y estabilidad de Líbano", ha concluido en la nota, en la que promete que la UE seguirá dando "asistencia" al país, tanto bilateral como para paliar el impacto del conflicto sirio.
El alto el fuego que habían acordado mantener este martes el Ejército libanés y las milicias islamistas presentes en la ciudad de Arsal, en la frontera con Siria, ha saltado por los aires y las dos partes han reanudado los combates que iniciaron el sábado.
Al menos 16 soldados libaneses han fallecido en los últimos días en Arsal y sus alrededores y otros 40 permanecen secuestrados.